Local

Las lluvias dejan el País Vasco pero persiste la alerta en el Ebro

Las fuertes lluvias que este fin de semana anegaron gran parte del País Vasco han dejado respirar a esta comunidad para desplazarse a la cuenca del Ebro, donde persiste la alerta por un posible desbordamiento del río en Navarra y Aragón. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 05:49 h.

TAGS:

Las fuertes lluvias que este fin de semana anegaron gran parte del País Vasco han dejado respirar a esta comunidad para desplazarse a la cuenca del Ebro, donde persiste la alerta por un posible desbordamiento del río en Navarra y Aragón. De hecho, ayer cientos de hectáreas de campo y cultivo se inundaron por la crecida del Ebro.

Aunque la situación poco a poco está volviendo a la normalidad en el País Vasco y el Gobierno desactivó ayer el plan de emergencia, los municipios más afectados por las lluvias todavía vivían la resaca de las inundaciones. Así, alrededor de 200 clientes de Iberdrola en Getxo (Vizcaya) continuaban a primera hora de la mañana de ayer sin suministro eléctrico como consecuencia de los daños causados por el agua en las subestaciones eléctricas que abastecen la zona. Además, centenares de escolares de este municipio no pudieron acudir a clase debido a que las instalaciones de sus colegios estaban aún ayer anegadas o llenas de lodo por el desbordamiento del río Gobelas. Asimismo, estuvieron cerradas las instalaciones deportivas municipales de Fadura, tanto en su polideportivo, como los frontones o los diferentes campos de juego, que permanecieron gran parte del día bajo el agua.

Las inundaciones que ha padecido este fin de semana el País Vasco, fundamentalmente la provincia de Vizcaya, se han debido a que las fuerte lluvias provocaron que varios ríos alcanzaran el sábado su máximo nivel de caudal en los últimos 20 años. La Diputación foral informó de que, pese a no tener comunicación alguna de alarma especial por parte de la Agencia Vasca de Meteorología, desde el sábado por la tarde y en las siguientes 24 horas se registraron precipitaciones acumuladas de entre 70 y 110 metros cúbicos en las estaciones de aforo de este organismo.

El área de Hidrología del Departamento foral de Medio Ambiente también explicó que no se revivieron las catastróficas inundaciones de 1983, debido a que la marea no fue muy alta, a que no coincidieron las puntas de marea y la onda de avenida del Nervión-Ibaizabal, y a que en el momento más problemático, entre las tres y las cuatro de la tarde, dejó de llover.

Ayer no estaban cuantificado los daños causados por el agua.

Alarma. Pero mientras que la situación en el País Vasco estaba volviendo ayer poco a poco a la normalidad la alerta se mantenía en la cuenca del Ebro. Así, el río se desbordó en varios puntos de Logroño, aunque la situación estaba controlada.

En Miranda de Ebro, en el norte de la provincia de Burgos, durante la mañana de ayer no se dejó de mirar el nivel del río, aunque éste comenzó a descender por la tarde.

Por su parte, el Gobierno de Navarra mantuvo en el día de ayer el nivel de pre-alerta por riesgo de inundaciones en las cuencas bajas de los ríos Arga y Ebro, ante un posible incremento del caudal de este último a su paso por Castejón.

Además, en varios municipios de la Ribera Alta del Ebro la crecida del río dejó a su paso cientos de hectáreas de campo y cultivo anegadas. Por ello, el departamento de Política Territorial, Justicia e Interior del Gobierno de Aragón activó la fase de emergencia situación 0 del Plan Especial de Protección Civil de Emergencias ante Inundaciones por una posible evolución desfavorable de la crecida del Ebro.

De hecho, las últimas lluvias ha obligado a la organización de la Exposición Internacional Zaragoza 2008 a pensar en un espectáculo alternativo al que se iba a desarrollar en el Iceberg para el día inaugural, el 13 de junio, en caso de crecida del Ebro. Además, se han tomado medidas para proteger las infraestructuras y espectáculos.

  • 1