Local

Las 'low cost' acaparan tres de cada cuatro pasajeros en el aeropuerto

El primer semestre deja clara la hegemonía de las aerolíneas de bajo coste en el aeródromo sevillano.

el 12 ago 2012 / 19:23 h.

TAGS:

Ryanair es la compañía com más viajeros en San Pablo.
-->-->-->

El aeropuerto de San Pablo no remonta el vuelo y encadena siete meses de caídas. Si bien es cierto que viene de un año, el 2011, en el que el aeródromo sevillano marcó registros históricos, rozando la cota de los cinco millones, la crisis y, por ende, la parálisis del turista nacional ha hecho que de enero a julio sean 330.000 pasajeros los que se hayan quedado en tierra con respecto al año anterior. Esa sangría cobra más dimensión porque el descenso en San Pablo es más acuciado que en el resto de España -es del 10,1% frente al 4,5% nacional-.

Pese a todos estos malos augurios, los gestores del aeropuerto cuentan con una carta a su favor: la caída no esconde que fueron 2,1 millones de viajeros los que pasaron por el aeropuerto sevillano entre enero y junio, lo que supone la tercera mejor marca de su historia en un primer semestre, sólo superado por los registros de 2008 y 2011.

 

De esta lectura positiva tiene mucho que ver la irrupción de las aerolíneas low cost, que definitivamente han tomado el control de San Pablo. De hecho, el 75% de sus viajeros en el primer semestre se acogieron a una de las aerolíneas de bajo coste que operan en el aeropuerto sevillano. O lo que es lo mismo, 1,6 millones. Más que la media nacional, que indica un reparto de 60-40.

 

Hasta la crisis les afecta en menor medida, ya que la caída fue de un 6%, similar a la tendencia del resto del país.

 

La que se lleva la palma es Ryanair, la principal responsable de que el aeropuerto creciera en 2011. La compañía de bajo coste estableció su base de operaciones en Sevilla en noviembre de 2010 con vistas a alcanzar una afluencia de 1,5 millones de visitas al año. Sin embargo, esas previsiones se quedaron cortas una vez transcurrido un año completo: sólo el año pasado fueron 2,1 millones de personas las que se subieron a algunos de los vuelos de la compañía, es decir, un 42,7% del total.

 

En el primer semestre de 2012, Ryanair experimentó una caída de 77.000 viajeros con respecto a su eclosión de 2011, aunque sigue siendo la aerolínea con más pasajeros de San Pablo, con 912.527. De hecho, superó el millón en julio.

 

La segunda en número de viajeros es otra línea de bajo coste, Vueling, que tiene base de operaciones en Sevilla desde 2007 y que, pese a ser también víctima de la crisis, captó a 582.000 personas en el primer semestre -un disminución de apenas un 3%-. Ambas compañías compiten por la supremacía en el aeródromo sevillano, en un pulso que hace que se incremente y disminuya la frecuencia de vuelos o incluso desaparezcan líneas que entran en competencia directa de destino, como por ejemplo ocurre con los viajes a Barcelona o Bilbao.

 

Frente a los dos gigantes de las aerolíneas de bajo coste también se sitúan otras que, por la escasa oferta, no son competencia. Es el caso de Air Berlín, EasyJet, Transavia.com -que también han descendido en el número de viajeros- y la incorporación este año de la compañía Volotea. Tal es el protagonismo que están adquiriendo las low cost que, de hecho, son las únicas prácticamente que incorporan nuevas rutas en Sevilla.

 

Salvo la apuesta de Air France de vuelos directos a Toulouse y las conexiones con Almería y Madrid de Air Nostrum -que no es considerada por su hermana mayor, Iberia, como compañía de bajo coste aunque comulgue con su filosofía-, el resto son las low cost tradicionales: Ryanair abrió el 22 de junio una línea regular con Bilbao, mientras que días antes, el 16 de junio, hizo lo mismo Volotea pero en dirección a la ciudad de Vigo.

 

Dos meses antes, Transavia había implantado una conexión con tres vuelos semanas a Amsterdam. En esa línea, la última que incorporará nuevas ofertas será EasyJet, que establecerá una nueva ruta a Ginebra a partir de febrero de 2013, con tres vuelos semanales.

 

Desplome estival. La evolución, en todo caso, no es buena y eso a pesar de que durante el primer semestre del año el aeródromo sevillano se mantuvo como el décimo aeropuerto de España, compitiendo de tú a tú con Valencia. Eso ha variado en parte con la llegada del verano y, sobre todo, después de conocerse los datos del mes de julio, emitidos por la Aena Aeropuertos. Según estos datos, la caída del aeropuerto sevillano se agravó: un 15,7% menos de pasajeros, una caída que sólo pudieron superar el pasado mes los aeropuertos de Reus, Zaragoza o Valladolid, que suelen tener mucho menor volumen de tráfico aéreo. Además, contrasta con la media de ese mes, donde la disminución del número de viajeros -con respecto al mismo mes del año pasado- fue de un 2,5% menos.

 


  • 1