Local

Las matrículas de los gimnasios que bajaron con la crisis suben de nuevo ante la 'operación bikini'

Las matrículas de los gimnasios que con la crisis "han bajado un poco, y algunos han tenido que cerrar", con la llegada del buen tiempo y la inminente "operación bikini" vuelven a subir, según indicó la presidenta de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID), Hortensia Vigil.

el 16 sep 2009 / 03:33 h.

TAGS:

Las matrículas de los gimnasios que con la crisis "han bajado un poco, y algunos han tenido que cerrar", con la llegada del buen tiempo y la inminente "operación bikini" vuelven a subir, según indicó la presidenta de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID), Hortensia Vigil.

En declaraciones a Europa Press, Vigil informó de que, aunque la crisis les afecta, "lo positivo es que cuando alguien practica deporte con cierta asiduidad es difícil que lo deje". Además, aseguró que los clientes de los gimnasios "son fieles a la actividad física", lo que les hace distinguirse "y no tener el mismo índice de crisis que pueda haber en otros sectores".

Aunque según un informe de la Fundación Alimentum sólo el 15 por ciento de los andaluces encuestados afirman realizar actividad física a diario, hay muchas personas que acuden habitualmente a los gimnasios para cuidar su salud y su imagen. En este sentido, es en los meses previos al verano y con la llegada del otoño cuando se registra un mayor número de usuarios interesados en matricularse en un centro deportivo.

El presidente de la Federación de Empresarios de Instalaciones Deportivas de Andalucía (FEIDA), José Manuel Ruiz Oliva, informó a Europa Press de que "más de la mitad de las personas que acuden a las instalaciones son clientes habituales, aproximadamente entre un 60 y un 65 por ciento de las matrículas totales".

La directora técnica del Centro Deportivo K-sport de Almería, Vanesa Sanz, aseguró que tras la cuesta de enero el repunte de las matrículas "se debe a la mejora del clima" por lo que "la gente empieza a destaparse y les entran las prisas". Aproximadamente es lo mismo que sucede en los meses de septiembre y octubre que "con el comienzo del nuevo curso y el regreso de las vacaciones" la gente vuelve a matricularse. En cambio, "los peores meses para los gimnasios son los periodos vacacionales de agosto y diciembre".

Sanz refirió que hasta hace pocos años "los objetivos de los clientes eran bajar peso o, en el caso de muchos hombres, el aumento de masa muscular o hipertrofia". Con los que quieren bajar de peso pueden pasar dos cosas, "la primera es que si son disciplinados, y acompañan el ejercicio con dieta, verán resultados pronto", por lo que continúan en el gimnasio, pero "algunos pueden llegar a obsesionarse aunque suelen ser personas con trastornos alimenticios que ya tenían antes de ir al gimnasio".

Estos individuos suelen acudir a clases con un alto componente cardiovascular para quemar calorías "como son las clases de ciclo indoor, aeróbic o step" y no les gusta hacer tonificación muscular ni actividades "que ellos crean que les pueden hacer subir de peso". En cambio, si no son disciplinados y no acompañan la dieta, verán como resultado una mejora de sus capacidades físicas pero mucho más lento, "por lo que se desaniman y se dan de baja a los pocos meses".

  • 1