miércoles, 20 marzo 2019
08:34
, última actualización
Local

Las matronas denuncian su paro mientras dan sus plazas a enfermeras

El colectivo, organizado bajo la denominada Marea Rosa, ha presentado una queja al Defensor del Pueblo y recogido 40.000 firmas que ha presentado al Servicio Andaluz de Salud

el 01 jun 2014 / 22:00 h.

TAGS:

IDENTIFICACION RECIEN NACIDOSAl igual que el resto de profesionales sanitarios y empleados públicos, las matronas sufren desde hace dos años el límite a la tasa de reposición impuesto por el Gobierno central dentro de las medidas de ajuste que apenas permite cubrir bajas y solo una de cada diez jubilaciones, pero en su caso denuncian que además esas pocas plazas son sustituidas por enfermeras pese a que estos profesionales son los especialistas en la atención al embarazo, el parto y el puerperio y a que cada año sale una promoción nueva en Andalucía con unos 70 matrones. «En la bolsa del SAS hay tres promociones en paro», asegura María de los Ángeles Fernández, presidenta de la Asociación andaluza de matronas. Por ello, recientemente, el colectivo ha empezado a movilizarse en la llamada Marea Rosa que entre el pasado 8 de marzo y el 4 de abril recogió firmas para exponer sus demandas al SAS y también llevó una queja al Defensor del Pueblo Andaluz, quien en su último informe anual ya se hace eco de esta problemática a raíz de una queja presentado por un grupo de matronas en paro. Los matrones son enfermeros especializados con el grado de Enfermería y una residencia posterior como la de los médicos, de dos años, en la rama Obstetrico-ginecológica (también existe Enfermería especializada en Salud Mental, Trabajo, Geriátrica, Pediátrica, Familiar y Comunitaria y Médico-quirúrgica). Según Fernández, respecto a las matronas, la situación es muy dispar entre las distintas provincias andaluzas. Así, mientras en Sevilla en Atención Primaria hay unas 60 matronas y en Málaga 40, en Almería apenas hay cuatro y en Córdoba solo tres. Sin embargo, en los hospitales sevillanos «constan enfermeras realizando monitorizaciones en consultas de alto riesgo en el Macarena», aunque la Delegación provincial de Salud asegura que «toda la atención al parto y postparto es realizada por matronas» mientras en el hospital de Osuna no hay ninguna en la planta de obstetricia y «no se sustituyen las plazas de esta categoría o se hace con personal enfermero del centro de Marchena». «Hace poco se ha jubilado un matrón y hemos pedido que se cubra esa plaza con un profesional y nos han dicho que le sustituirá un enfermero», explica Fernández. El SAS señala que en el centro de salud de La Puebla de Cazalla, que pertenece a este área de gestión sanitaria, hay un enfermero pero que también es matrón y hace el seguimiento de embarazo y además existe una matrona que se encarga de los cursos de preparación al parto. El informe del Defensor recuerda que no es la primera vez que llega a esta institución una queja del colectivo pues ya abordó este asunto a raíz de la situación de Córdoba. Entonces, la respuesta de la administración fue que sus funciones en Atención Primaria las «pueden desarrollar igualmente las enfermeras de familia, mientras que en el ámbito en el que son verdaderamente insustituibles es en el de la asistencia especializada hospitalaria». La queja presentada ahora alerta de que su sustitución por enfermeras no especializadas ya no se está dando solo en los centros de salud sino también en los hospitales como en el de Torrecárdenas de Almería, en los de Jaén y Úbeda donde son enfermeras las que atienden las consultas de bienestar fetal o en el Virgen Macarena de la capital hispalense. La presidenta de la Asociación andaluza de matronas, que ha elaborado incluso un mapa de la situación contabilizando los déficit por provincia, reconoce que su tradicional sustitución por enfermeras no es nueva pero «antes no había nadie en paro y ahora sí», de ahí que denuncien que, habiendo especialistas en la bolsa, las plazas de matronas sean cubiertas con otros profesionales. Fernández denuncia además que hay un déficit importante que las plazas convocadas en la última oferta de plazas de residencia, seis  para toda Andalucía, no va a paliar. A lo que se unen los recortes que hacen que «cuando hay bajas se reparten las matronas los centros de salud y o se mueve la matrona o se obliga a la mujer a acudir a otro centro para esta atención», al tiempo que reivindica que las competencias de estos profesionales van más allá de la preparación y asistencia en el parto pues incluye la salud integral de las mujeres desde la adolescencia a la menopausia en aspectos como la planificación familiar, enfermedades de transmisión sexual, apoyo a la lactancia o prevenir disfunciones del suelo pélvico. Por ello han iniciado esta campaña de movilización y el Defensor ha admitido su queja a trámite y pedido informes al SAS. La Consejería de Salud defiende que «todos los profesionales que atienden a las mujeres andaluzas en el proceso del embarazo, el parto y el puerperio están cualificados» y la asistencia de calidad está garantizada. Alega que el SAS «seguirá apostando por la figura de la matrona como personal cualificado y por una organización del trabajo en la que desarrollen sus competencias donde más necesarias sean» ya que la atención al embarazo, parto y puerperio en Andalucía «se lleva a cabo por parte de equipos multidisciplinares en diferentes espacios y momentos de atención» según un proceso asistencial acordado con expertos según criterios científicos.

  • 1