Deportes

Las molestias de 'O Fabuloso'

Luis Fabiano se convirtió en el protagonista de la actualidad sevillista, pero esta vez no por sus goles ni su calidad, sino por retirarse del entrenamiento cuando apenas habían transcurrido diez minutos desde su inicio. Según el club, fue por unas molestias

el 15 sep 2009 / 18:55 h.

Luis Fabiano se convirtió en protagonista de la actualidad, pero esta vez no por sus goles, sino por retirarse del entrenamiento cuando apenas habían transcurrido diez minutos desde su inicio. Según el club, lo hizo por unas molestias, pero su versión no se corresponde con lo que realmente ocurrió.

Todo sucedió cuando los jugadores realizaban ejercicios de calentamiento instantes después de llegar a uno de los campos de césped natural de la ciudad deportiva, justo el que Manolo Jiménez suele utilizar cuando desea trabajar a puerta cerrada, si bien en esta ocasión no se impedía el acceso al mismo. Cuando apenas se llevaban diez minutos, el internacional brasileño abandonó la sesión preparatoria para sorpresa de todos los presentes.

El entrenamiento no había hecho más que comenzar. Los futbolistas realizaban ejercicios de calentamiento, los técnicos preparaban un circuito -donde posteriormente se entrenarían- y todo parecía desarrollarse con absoluta normalidad. De repente, Luis Fabiano se marchó. Y resulta muy extraño que un jugador comience a ejercitarse y, sin apenas tiempo para nada, abandone el campo y se dirija hacia los vestuarios sin que el médico, que está allí presente, desconozca el motivo de unas molestias que le obligan a dejar el trabajo.

De hecho, una vez finalizada la sesión, el doctor Adolfo Muñoz comentó, tras ser preguntado al respecto, que el futbolista no tenía ningún tipo de problema físico. Lo normal es que un deportista lesionado o que simplemente nota molestias se lo comunique al médico para saber qué es lo que debe hacer con el fin de recuperarse. Y no fue el caso.

Luis Fabiano se marchó sin mediar palabra y sin que muchos de los presentes tuvieran tiempo siquiera para verlo. Fuentes consultadas aseguran que el detonante de todo fue un roce con Manolo Jiménez después de que el futbolista le dijera que sentía molestias. El técnico le exigió que se esforzase y le dijo que si no se encontraba en condiciones de entrenarse, lo mejor que podía hacer era marcharse. Acto seguido, y cuando el plantel apenas había comenzado a ejercitarse, el brasileño aceptó su invitación y emprendió camino hacia los vestuarios. Eso de esforzarse no debió sentarle muy bien.

Los reporteros gráficos que cubrían el entrenamiento fueron invitados a abandonar la zona que ocupaban junto al terreno de juego, sin que en ningún momento se le diera mayor trascedencia a este hecho puesto que el incidente pasó desapercibido en un primer momento para todo el mundo, incluidos los periodistas.

Tras el entrenamiento, el propio Manolo Jiménez aseguró a los periodistas que todo se debía a "unas molestias" del futbolista. Luego, el club, a través de su página web, hizo público un parte médico en el que afirma que se retiró "por precaución".

La presencia de Monchi en la ciudad deportiva, algo que por otra parte es habitual, habría contribuido a apaciguar los ánimos y en principio la cosa no debería ir a mayores. De todos modos, habrá que ver lo que hablan jugador y entrenador cuando hoy vuelvan a encontrarse en la ciudad deportiva.

Luis Fabiano, que ayer se marchó sin hacer declaraciones, evitó también hacerlas por la noche, con ocasión de su presencia en la Peña Sevillista Puerta Osario. Allí, el ariete recibió el premio al jugador más puntuado de todo el plantel la pasada temporada por los socios de esta agrupación. Se le vio tranquilo, acompañado por el jefe de prensa del club, casi como si nada hubiera pasado. No es el primer roce que tiene con su técnico, pero al final siempre hicieron las paces.

  • 1