domingo, 09 diciembre 2018
16:39
, última actualización
Local

Las naves de Renfe, protegidas pero olvidadas

No se pueden derribar y no hay dinero para restaurarlas.

el 02 abr 2011 / 18:35 h.

TAGS:

El pasado día 10 de marzo, 40 personas rumanas fueron desalojadas de las naves de Renfe en San Jerónimo. Era la segunda vez, pese a que sus puertas y ventanas estaban totalmente tapiadas. El deterioro y el abandono de estas construcciones es evidente, al igual que su incierto futuro. Y es que los restos de los antiguos talleres ferroviarios no pueden ser derribados y su restauración se antoja cara hoy en día. De hecho, en el Ayuntamiento de Sevilla no consta ningún proyecto para recuperarlas tras los intentos fallidos.

Eso sí, los candidatos a alcalde del PSOE y el PP lanzan propuestas, o más bien una, ya que coinciden en convertir las naves en un vivero de empresas. El popular Juan Ignacio Zoido detalló el pasado viernes que instalaría una cubierta con placas fotovoltaicas y reorganizaría el interior a base de containers y otras estructuras efímeras. Los talleres de la Compañía MZA -Madrid-Zaragoza-Alicante- en San Jerónimo (1915-1925) constituían un conjunto industrial ferroviario destinado a oficinas, talleres y servicios, levantados tras la desaparición de los antiguos talleres, ya obsoletos, de la Barqueta-Macarena, construidos durante la segunda mitad del siglo XIX.

Había naves de talleres de vehículos (las que siguen en pie), un depósito circular de máquinas y talleres que desapareció, una escuela y talleres de formación que también fueron demolidos y talleres de forja y calderería que corrieron la misma suerte.Según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, estas naves son uno de los escasos ejemplos de arquitectura industrial con rasgos modernistas que se conservan en un enclave urbano y el único elemento que permanece de lo que fuera un complejo industrial ligado al ferrovial, en una zona caracterizada precisamente por esta presencia tan significativa.

Por todo ello, su fachada y los elementos característicos de la misma, así como la composición interior a nivel espacial y estructural están protegidas por el planeamiento. No se pueden demoler. Sólo se permiten obras de conservación, acondicionamiento, restauración y consolidación, una reforma interior que no altere el sistema estructural, las fachadas y los tipos de cubierta o que modifique sólo parcialmente su estructura. De igual modo, cualquier intervención que suponga su compartimentación interior debe permitir "la comprensión de la configuración espacial original", según el PGOU. Es decir, que su reutilización es complicada, aunque hay opciones, siempre y cuando las arcas municipales no sigan bajo mínimos. Julián Sobrino, arquitecto profesor del departamento de Historia, Teoría y Composición de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Sevilla y experto en patrimonio industrial, asegura que, pese al abandono de las naves, sus estructuras están en buen estado, si bien la zona se encuentra "totalmente degradada". A su juicio, este espacio sería un buen contenedor de actividades destinadas a los jóvenes: "Yo lo veo como una terminal de la zona del Guadalquivir, de Plaza de Armas, con exposiciones, zona creativa, de encuentro de jóvenes", asegura.

La frustrada Ciudad del Empleo, en el cajón por falta de presupuesto y por el desmarque de los sindicatos, fue uno de los últimos proyectos propuestos desde el Ayuntamiento para estas naves, que también iban a transformarse en un polideportivo cuando los andalucistas formaban parte del gobierno.

Entre los vecinos de este barrio obrero e industrial -sólo hay que repasar su pasado al calor del ferrocarril, de las Industrias Subsidiarias de Aviación y de Fasa Renault, después- las propuestas no se quedan cortas. Aseguran que les urgen nuevos equipamientos públicos. La formación profesional para los jóvenes y la atención a mayores y familias, actividades culturales, educativas y sociales, son sus principales reivindicaciones. Todo ello tendría cabida si hubiese dinero para ello. Por ahora, los vecinos esperan mejores tiempos para estas naves, el cementerio de los ingleses, el antiguo instituto San Jerónimo...

  • 1