Local

Las obras de la SE-40 cortarán un kilómetro de la A-92 durante un año

La SE-40 ya ha llegado a la A-92, y bien que se va a notar. La complejidad del enlace que se va a construir en este punto obligará a hacer obras directamente en el tronco central de la autovía Sevilla-Granada, por lo que habrá un tramo de casi un kilómetro que se cortará durante un año.

el 16 sep 2009 / 06:09 h.

TAGS:

La SE-40 ya ha llegado a la A-92, y bien que se va a notar. La complejidad del enlace que se va a construir en este punto obligará a hacer obras directamente en el tronco central de la autovía Sevilla-Granada, por lo que habrá un tramo de casi un kilómetro que se cortará durante un año.

El cruce entre ambas carreteras se producirá a la altura de la Venta la Liebre, y en principio está previsto que el corte se produzca el próximo 4 de agosto. Ese día, un martes, ya habrá concluido la fase inicial de la operación salida de agosto, una de las más importantes del año, por lo que el volumen de tráfico se normalizará en un punto que tiene una intensidad media diaria que supera los 40.000 vehículos.

El tramo afectado, de unos 900 metros de longitud, permanecerá cortado alrededor de un año, tiempo necesario para hacer un enlace que se considera una de las obras más difíciles de la SE-40 tras los túneles a la altura de Coria y los puentes de La Algaba y sobre el Guadaíra.

Los desvíos que entrarán en servicio están prácticamente terminados. En total tendrán tres carriles por cada sentido, un trayecto paralelo al actual trazado y que tendrá una parte en subterráneo justo por debajo del tronco de la SE-40. Por indicación de la Consejería de Obras Públicas se ha puesto iluminación en unos desvíos en los que la velocidad estará limitada a 60 kilómetros hora, tal y como marca la normativa de señalización de obras.

El traslado de la circulación a estas carreteras laterales permitirá a Ferrovial-Agromán (adjudicataria del primer tramo de la SE-40, en el que se incluye este enlace) trabajar directamente en esta parte de la A-49 delimitada por la cementera y la siderurgia. La idea es elevar el trazado de la SE-40 con terraplenes, para conectar así en alto (los desvíos van por debajo) los carriles de la nueva ronda de circunvalación que se están construyendo a ambos lados de la A-49.

Si los desvíos en el enlace con esta autovía están a punto de iniciarse, los que están a punto de terminarse son los de la A-4 en término de La Rinconada, poco más allá del aeropuerto. Aquí los trabajos han durado un año (empezaron en julio de 2008) y no han obligado a grandes desvíos, ya que las tareas principales, como la colocación de vigas, se han hecho por la noche. Para esta labor, que permitirá recuperar la normalidad en cuestión de pocos días, se han traído grúas de las más grandes de España, de hasta 800 toneladas.

Los cruces con la A-92 y la parte norte de la A-4 se enmarcan dentro del primer tramo en obras de la SE-40. En los otros dos con actividad (en total se trabaja en tres de las 11 partes de la ronda) hay también dos cruces dificultosos, ya que afectan a vías principales: la carretera de Utrera (la A-376, en término de Alcalá de Guadaíra) y la A-4 al sur, en terrenos de Dos Hermanas.

Para hacer estos dos enlaces no habrá que hacer preparativos tan importantes como el de la A-92, ya que de hecho la idea es que los trabajos principales se acometan de noche. De esta manera, durante el día el tráfico circulará con normalidad, y sólo será en horario nocturno cuando se establezcan pequeños desvíos.

  • 1