Local

Las pérdidas del Consistorio suben, las previsiones fallan

Se prevé que tras 2010 haya otros 50 millones pendientes de pago y que se revise el plan de estabilidad.

el 25 jun 2011 / 20:11 h.

TAGS:

*DÉFICIT. El nuevo ciclo político de Plaza Nueva arranca con unos recursos económicos más que limitados. El problema, aunque la deuda haya centrado su discurso en él en los últimos años, no son los créditos con las entidades bancarias, que aún siendo altos son sostenibles, sino más bien el desajuste entre las previsiones realizadas anualmente por el gobierno de PSOE-IU y el resultado final del año. Este desfase fue el que arrastró al anterior gobierno a un plan de saneamiento controlado por la Junta de Andalucía . Y ahora conducirá previsiblemente a Hacienda a otra modificación de este documento y a un reajuste de las cuentas locales. Los números de 2010, pendientes de ser ratificados, fueron incluso peores a los de 2009 y 2011 avanza de forma casi imparable hacia otro año de números rojos. Los problemas, similares a los de otras administraciones, han quedado en evidencia por el efecto propio de un cambio de ciclo. Inercias que se mantenían, ajustes internos, facturas pendientes se han puesto encima de la mesa ante la llegada de un nuevo gobierno, y han dejado al aire los entresijos de Plaza Nueva.

*MÁS GASTOS QUE INGRESOS. El plan de saneamiento ya se tuvo que revisar en 2010 para encajar en él los 30 millones que quedaron sin pagar en el ejercicio anterior. Un dinero que se gastó, pero que nunca se ingresó, y que se va a abonando, a instancias del propio interventor, de forma plurianual, hasta el punto de que en los presupuestos de 2010 las cuentas se plantearon para que hubiera 10 millones más para recaudar destinados a pagar los gastos de años anteriores. El problema es que el cierre de 2010 puede ser incluso peor, y que el desequilibrio se repita llegando incluso a los 50 millones. ¿Se pagarán en un año? ¿Se volverán a dividir en varias anualidades? Sea cual sea la fórmula lo cierto es que limita sensiblemente el margen de actuación. Al igual que lo hacen los cinco millones anuales que se deben devolver al Estado durante un lustro por el desajuste entre el dinero abonado en 2008 y el que realmente le correspondía al Ayuntamiento.

*DEUDAS. Pero estas cifras no son los únicos elementos que marcan el primer año de Zoido . El plan de refinanciación de la deuda de PSOE-IU ya supuso un incremento de los intereses que se abonan por más de 272 millones, que sólo puede verse modificado por otra refinanciación, en este caso del PP, que le vuelva a pegar otra patada hacia delante al endeudamiento. Y están todos los pagos pendientes que el anterior gobierno no consiguió saldar: la misteriosa cuenta 413 -deudas reconocidas- ronda los 25 millones -con conceptos como las facturas de agua- sin incluir el agujero de Urbanismo, por más de 20 millones, del que advirtió el anterior gobierno al PP, los sobrecostes de proyectos y gastos básicos, como los contratos para los semáforos.

*PROMESAS. En este escenario, suena incluso temerario el anuncio del alcalde en su toma de posesión de bajar los impuestos en la ciudad. La presión fiscal en Sevilla no es desmesurada, por más que haya un informe del Ayuntamiento de Madrid que así lo indique -es un estudio de parte en el que la capital española suele salir bien parada-, y el margen para recortarla no es tan amplio. Zoido reconocía hace unos días que el modelo fiscal del PP se tendrá que aplicar de forma progresiva, es decir, que de un año a otro no se podrán poner en marcha las alegaciones que, curso tras curso, presentan los populares a las ordenanzas. Otros compromisos, sin embargo, sí se están llevando adelante. Como la ampliación de plantilla de Tussam . Le hacía falta al servicio y se crea empleo. El problema es que debe integrarse en un plan completo. El equilibrio es tan precario, que dos millones más son difíciles de asumir. Salvo que las relaciones con los bancos cambien por completo ahora...

*15 DÍAS.
El de Tussam es un compromiso cumplido, aunque sea parcialmente porque también prometió verse con el comité y no lo ha hecho. En otros casos, como el anuncio imposible de resolver Tablada en 15 días , según el propio alcalde, no se puede evaluar porque "no es prioritario". A lo que sí le ha dado tiempo ya es a darse dos baños de masas. Uno, el del Corpus, espontáneo. El otro, el del concierto de José Manuel Soto, fue más peculiar. ¿Influiría que la campaña y los patrocinios del concierto los coordinase el anunciado futuro gerente del Consorcio de Turismo, Antonio Castaño, en que Zoido apareciera en el folleto hablando de "la ciudad del talento"? ¿Se ha olvidado lo que decía el PP cuando se abusaba en actos institucionales del eslogan socialista de "la ciudad de las personas"?

  • 1