Local

Las pérdidas obligan a Giralda TV a pedir al menos otros seis millones

Las transferencias deben llegar antes de dos meses para evitar su disolución.

el 30 mar 2011 / 19:32 h.

TAGS:

Inauguración de la televisión municipal, en abril de 2009.

La continuidad de Giralda TV deberá ser la última gran decisión económica del mandato o la primera del nuevo gobierno. El consejo de administración de la sociedad, celebrado el pasado martes, aprobó las cuentas de la sociedad, que concluyó 2010 con un balance negativo de nueve millones de euros sobre un presupuesto total al inicio del año de 5,8 millones. Para resolverlo, el consejo, con los votos contrarios de los dos representantes del PP, acordó la convocatoria de una junta general de accionistas para que el Ayuntamiento realice una aportación extraordinaria al menos de seis millones de euros. Todo esto, en un plazo máximo de dos meses. En el límite, por tanto, de las elecciones del 22 de mayo.

Giralda TV, una de las apuestas de los dos socios de gobierno para este mandato gestionada por la delegada de Cultura, Maribel Montaño, atraviesa su peor momento un año y medio después de su puesta en marcha. Las pérdidas han sido muy superiores a las estimadas; y los dos millones aportados antes de la finalización de 2010 y la ampliación de capital de principios de 2011 sólo han conseguido atenuar la delicada situación económica de una empresa que no ha conseguido recaudar ni una tercera parte de lo previsto al inicio del ejercicio ante la crisis económica.

Las cuentas aprobadas en el consejo de administración, con el voto contrario de los dos representantes del PP -que declinaron explicar su postura a este periódico- reflejan un balance negativo de 9 millones. Los dos votos del PSOE, y el de IU, por delegación -ya que Antonio Rodrigo Torrijos tampoco asistió a la sesión al coincidir con su conferencia en Antares- fueron a favor del presupuesto.

Llegados a este punto, la sociedad busca soluciones. La opción de incrementar el capital a través de la cesión de bienes inmuebles del Consistorio está descartada. Y sólo queda, por tanto, la posibilidad de que el accionista único, es decir, el Ayuntamiento realice una transferencia que se estima por encima de los seis millones de euros. Esto significaría que tendría que aportar a Giralda TV el triple de lo presupuestado -se calcularon 4 millones, se realizó una ampliación de capital de 2,9 y quedan pendientes en torno a seis-.

El plazo para realizar este proceso es de alrededor de dos meses, poco más del tiempo que resta de mandato. Pero hay un problema más que evidente. En plena crisis y con los recortes de la administración, no hay opciones para realizar una modificación presupuestaria de esta magnitud. El Consistorio, sin contar a las empresas, tiene un presupuesto de 693, 5 millones, de los que 554 se destinan a pagar personal y a mantener las empresas y organismos autónomos. 99 se destinan a gasto corriente, incluyendo ahí el coste de la ley de dependencia, hay sólo 4 millones para inversión y hay que afrontar intereses y los remanentes de tesorería negativos de 2009.

A esta situación se suman los problemas de tesorería existentes, que tienen su reflejo en empresas como Tussam. No está recibiendo las transferencias al ritmo previsto lo que ha provocado que la empresa se encuentre con sensibles problemas de liquidez para abonar las nóminas -las de este mes, previsiblemente se volverán a retrasar-. Tampoco en el caso de Giralda TV, las aportaciones se realizan al ritmo previsto, aunque según apuntan desde su dirección no se están produciendo problemas en el pago de las nóminas.

En este escenario, el Consistorio tendría que aprobar una macromodificación presupuestaria que afectara a varias delegaciones para poder sanear las pérdidas de Giralda Televisión. En estos momentos, no se han iniciado ni siquiera los trámites para un proceso que además coincide con la recta final del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín. Para el Pleno de abril, de hecho, se están preparando modificaciones presupuestarias, pero en ningún caso referentes a Giralda TV.

Y no queda mucho margen más. La previsión es que, aunque legalmente está permitido, no haya sesión plenaria en mayo, que coincidiría con el inicio de la campaña electoral. La solución pasa, por tanto, por la convocatoria de una junta general de accionistas y de un pleno extraordinario antes de mayo o por dejar la resolución al conflicto para el próximo mandato. Que sea el gobierno que tome el relevo quien decida si está dispuesto a asumir el coste para mantener la televisión municipal.

  • 1