Local

Las pérgolas de la Expo inspiran a las de Sevilla Este

Antiguas instalaciones se recuperan para crear espacios de sombra.

el 02 ago 2010 / 18:00 h.

A las puertas del colegio Maestro José Fuentes, en la calle Flor de Albahaca, en el sector 10 de Sevilla Este, el cemento rezuma calor y aún no es mediodía. No hay ni un solo niño en el parque que se extiende delante del centro escolar y apenas unos pocos árboles que den algo de sombra.

Cerca de la puerta, unas desangeladas pérgolas blancas pueden ser la solución, aunque para ello haya que esperar entre dos y tres años. Los vecinos pidieron que se recuperaran a través de los presupuestos participativos. Y sus deseos han empezado a cumplirse gracias a una dotación que asciende a los 41.000 euros.

“Vamos a crear una zona de tránsito confortable”, declaró ayer Joaquín Díaz, delegado del Distrito Este y Edificios Municipales, durante una visita. Aunque para eso habrá que esperar a que las plantas trepadoras que se plantarán el próximo otoño cubran la tela de araña que a día de hoy se expone sin protección a los rayos del sol.

El diseño que se ha planificado para recuperar las dos pérgolas de 120 metros de largo cada una se inspira en el que lucían las de la Expo. Según Díaz, serán muy similares a las que se encuentran en Ronda Triana, aunque el doble de anchas con al menos 10 metros, y casi idénticas a las que ya se han recuperado en los sectores 9 y 10 del Distrito Este.
El propio delegado reconoció que las instalaciones estaban “muy deterioradas”.

Construidas en 1999, habían sido abandonadas a su suerte y a los estragos de las altas temperaturas. El resultado fue un inevitable óxido que recorría hasta hace poco todos los brazos de su estructura. Ahora ya han empezado a recuperarse. Las pérgolas se han sometido a una fase de limpieza que incluye una mano de chorreo de arena, una técnica para eliminar el óxido.  A continuación, se le han aplicado dos manos de pintura que las han dejado casi impolutas, a excepción de los carteles que han pegado en sus columnas. Ahora sólo queda plantar las enredaderas y esperar.

Ésta no ha sido la única petición de los vecinos. Joaquín Díaz explicó que Sevilla Este es un distrito con casi un centenar de asociaciones de vecinos, “un movimiento muy potente”. Una de las razones que explican esta circunstancia, según el delegado, es el aumento de la población en esta zona, una de las más pobladas de Sevilla o, como él la definió, “una ciudad dentro de una gran ciudad”. La juventud de la mayoría de esta población hace que el espíritu reivindicativo se multiplique.

Así lo confirma Antonio Vázquez, miembro de la junta directiva de la Asociación de Vecinos Las Ciencias, que ha logrado otra de las peticiones de los ciudadanos. En una parcela cercana a las pérgolas, en la calle Flor de Gitanilla, se ha habilitado el cine de verano que reclamaban los vecinos. “Estamos emitiendo un ciclo de cine desde junio a septiembre. Empezamos cuando anochece y terminamos a medianoche, pero como la gente se trae sus sillas y están a gusto, casi siempre se alarga”.

Además del cine, se han atendido peticiones como la instalación de semáforos en algunos cruces o la celebración de las fiestas de la Cruz de Mayo. “Vamos poco a poco”, admite Vázquez, “estamos contentos con el distrito, ahora se nos tiene más en cuenta y nos están tratando bien”.

  • 1