Local

Las piezas de 30 metros para un puente baten el record del Puerto

La barcaza que transportará los moldes de los pilares es la más grande que entró por la esclusa

el 18 sep 2012 / 20:36 h.

TAGS:

La plataforma que transportará las piezas del puente es la más grande que ha entrado en el Puerto de Sevilla.

Hasta mediados del próximo mes no saldrán de Sevilla, pero las piezas a transportar ya están en la dársena del Batán y la barcaza o plataforma que las trasladará hasta Edimburgo ya se encuentra en el Puerto de Sevilla. Hasta ahora nunca antes había entrado una plataforma tan grande. Y todo para que la empresa sevillana Megusa pueda hacer llegar sus piezas al nuevo puente de Edimburgo y así cumplir un contrato de 1,5 millones de euros.

En concreto, lo que Megusa fabrica son los llamados cofferdams, unos moldes de gran envergadura (de 30 metros de longitud, 27 de anchura y 15 de altura, así como de 19x12x16,9). Es decir, como una casa de cinco pisos, según Eugenio Silvestre, apoderado de Megusa.

Estas piezas, moldes encofrados, van a sustentar los pilares del nuevo puente de Edimburgo. Una vez que sean embarcadas en la gigantesca plataforma, en octubre, se transportarán por mar remolcadas hasta el lugar de destino en el nuevo puente de Edimburgo y allí serán bajadas a su posición en el mar y posteriormente rellenas de hormigón. Su objetivo es que sustenten los pilares del puente.

Fuentes de la Autoridad Portuaria aseguraron que nunca había entrado una plataforma flotante tan grande en el Puerto de Sevilla, ya que la esclusa antigua sólo tenía un ancho de 24 metros, mientras que esta estructura tiene 32 de ancho y 90 de largo.

Megusa (Metalúrgica del Guadalquivir SA) es una empresa sevillana de gran experiencia, de ahí que cuente entre sus obras piezas para el puente del Alamillo, el de la Barqueta, las setas de la Encarnación, del segundo puente de Cádiz o del Museo de las Ciencias de Valencia. Esta empresa sevillana tiene 150 años de historia vinculada al sector metalúrgico y más de 2.000 obras metálicas realizadas, con casi un centenar de puentes y viaductos -infraestructuras de gran envergadura y complejidad- a sus espaldas.

Sin embargo, la trayectoria de esta compañía familiar, que empieza ya a notar la parálisis de la obra pública en el país, se está viendo detenida por la falta de respuesta del sector financiero. De hecho, podría verse obligada a renunciar a un proyecto en Escocia por nada menos que 25,6 millones de euros por falta de respaldo bancario, según explicaron sus responsables.

  • 1