Local

Las pioneras de San Gregorio

No se consideran mujeres "de relleno" en una lista mayoritariamente conformada por hombres, y "eso se va a notar nada más empezar a trabajar", advierten.

el 15 sep 2009 / 07:22 h.

TAGS:

No se consideran mujeres "de relleno" en una lista mayoritariamente conformada por hombres, y "eso se va a notar nada más empezar a trabajar", advierten. Maruja Vilches, Milagros Ciudad y Esther Ortego harán hoy historia al convertirse en las primeras mujeres en formar parte del Consejo.

53 años han tenido que transcurrir para que no una sino tres mujeres ocupen un cargo dentro del Consejo de Cofradías. "Ya era hora", dicen. Sus vivencias con las hermandades son innumerables. De otra manera, no habrían llegado donde están. "Nada es gratuito". Maruja, por ejemplo, fue la primera mujer en 2006 en dar el pregón de las glorias y una de las primeras en vestir el hábito nazareno en Sevilla. "Aquella primera vez nos miraban absolutamente todo, las manos, los pies, intentando identificar a una mujer dentro de la cofradía". Milagros, por su parte, ostenta el honor de ser la primera mujer que entró a formar parte de una junta de gobierno.

A pesar de la acreditada trayectoria cofrade que atesoran, todas son conscientes de que, con su aterrizaje en el Consejo, están "rompiendo moldes". "En cierto modo, se empieza a reconocer la labor de la mujer dentro de las hermandades, no sólo como la que plancha la túnica o lleva el ropero de la Virgen", comenta Milagros, ex secretaria de La Hiniesta y fiscal de banda en el paso de Cristo de San Julián.

Aceptan que a partir de ahora, en los discursos oficiales, se distinga entre los términos consejeros y consejeras, "mientras no estropeemos el castellano". El cargo no se les sube a la cabeza, ni tampoco creen que les vaya a modificar mucho sus vidas. "Hemos trabajado tanto por y para las hermandades desde nuestras propias corporaciones que esto será más bien como un cambio de ubicación. Será como trabajar desde otro enfoque, más variado, más amplio, y que nos va a dar una visión muy distinta de las cosas", dice Esther, camarera de la Virgen de Regla.

Las tres han sido mamás, las tres han probado tanto la mantilla como el capirote, las tres cuentan con el apoyo indudable de sus familias para emprender esta nueva etapa y las tres creen que sería "bonito" que el Consejo se decidiera por designar a una mujer para el atril del Maestranza. No obstante, como no son partidarias de la "cuota femenina" por imposición, prefieren que sea su "reputada trayectoria cofrade" la que avale la designación del orador, independientemente de su sexo. "De todas formas -apostilla Milagros- el ver a una mujer en el Maestranza es algo que cada vez está más cerca, porque la propia sociedad sevillana lo demanda".

Coinciden en que "aún quedan algunos reductos machistas" dentro de las hermandades, pero al mismo tiempo se muestran muy "respetuosas" con ese grupo minúsculo de hermandades que aún mantienen el veto a la mujer nazarena. "No hay que forzar situaciones. La decisión caerá como fruta madura, pues así se recoge en las normas diocesanas con una claridad meridiana".

  • 1