sábado, 15 diciembre 2018
22:17
, última actualización
Local

Las prostitutas del Centro piden empleo para dejar la calle

Los servicios municipales las han derivado a los Puntos de Información de la Mujer, que siguen todavía cerrados._Ellas solicitan un trabajo que les permita salir de este oficio

el 14 feb 2015 / 16:00 h.

TAGS:

La crisis ha devuelto la prostitución al Casco Antiguo, tal y como informábamos hace justo una semana, y parece que ha regresado para quedarse un buen tiempo, después de la reunión que este martes mantuvieron una representación de las mujeres que la ejercen este oficio en esta zona del Centro y la delegada de Asuntos Sociales, Lola de Pablo-Blanco, para buscar soluciones. Sevilla 31-1-2015 Plaza de la Mata (Alameda)

Foto: Inma Flores Este encuentro, que había sido propiciado por este periódico, no parece haber ofrecido grandes alternativas a estas mujeres de mediana edad, mayoritariamente españolas, con cargas familiares y falta de empleo, según el perfil que realiza el propio Ayuntamiento. Carmen, una de las afectadas, explica que les ofrecieron varias posibilidades, resumidas básicamente en derivarlas a los Puntos de Información a la Mujer (PIM), cuando estos vuelvan a abrir, ya que en la actualidad este programa municipal de ayuda al colectivo se encuentra paralizado. «Nos han mandado a los PIM, pero ahora no funcionan, así que nos han dicho que vayamos en 15 o 20 días», detalló. «Lola de Pablo-Blanco estuvo un buen rato con nosotras y luego nos dejó con unas muchachas que nos atendieron muy bien. La idea es ver si nos ayudan a encontrar un trabajo, o un curso becado, que nos permita tener ingresos. Ellos nos dijeron que hay un proyecto en marcha y que van a hacer todo lo posible», añadió esta mujer, que ejerce la prostitución desde que falleció el enfermo al que cuidaba, para mantener a su marido –impedido– y su familia. Carmen –nombre ficticio– se muestra «esperanzada», aunque reconoce que no les han dado garantías para dejar la calle. Junto a ella fueron otras dos mujeres, para hablar en nombre de las que están interesadas en salir de este oficio. «Hay algunas que tenían el problema porque viven en los pueblos cercanos, así que nos han ayudado para que ellas también puedan recurrir a los PIM, cuando funcionen», aseveró. Otra de las chicas no se muestra tan positiva. «Fue bien, pero se quejaron un poco de que en el primer reportaje dijéramos que no nos ayudan, porque dicen que hay muchos programas. Nosotros no dijimos que no nos ayudaran, sino que no era suficiente. Contamos la realidad que vivimos. Que estamos en la calle porque necesitamos dinero para nuestras familias y no hay trabajo», expuso. En este sentido, reconoció que el Ayuntamiento les ofrece recursos, y que incluso se han beneficiado de algunos –como contamos ya–, si bien insuficientes para dejar la calle. «Aprovechamos para aclararles que no somos drogadictas, sino que estamos allí para poder comer y pagar el piso. Hacemos un trabajo que quizá no es digno, pero no para vicios», señaló otra. Ante este panorama, estas mujeres se muestran dispuestas a formarse en cursos y recibir esa ayuda, si bien insisten en que lo que necesitan es un trabajo. «Somos muchas, pero algunas necesitan salir de esto con urgencia, porque están malitas o tiene problemas familiares serios. Nos gustaría aprovechar y ofrecernos», señaló una de ellas. Todas ellas rondan los 40 años, cuentan con los estudios básicos, viven en Sevilla o localidades cercanas y tienen experiencia laboral como servicio de hotel, cuidado de ancianos, limpieza o camareras, y están dispuestas a aprender cualquier otro desempeño. «Si alguien nos da una oportunidad, agradeceríamos que se pongan en contacto con nosotras a través de vuestro periódico. Confiamos en que el Ayuntamiento nos ayude, pero queremos un trabajo», concluyeron. Mientras se abren los PIM, o alguien se lanza a ofrecerles algún empleo, ellas seguirán en los alrededores de la Alameda de Hércules y San  Luis, de donde hace ya años se consiguió erradicar la prostitución y la droga, que entonces iban de la mano. Ahora poco queda de aquella vinculación. Se trata de subsistencia. «La prostitución ahora no se ejerce por drogas, sino por el paro. Yo estuve trabajando en hoteles y restaurantes pero es que ya no hay empleos o los que ofrecen tienen sueldos míseros con los que no puedo ni pagar el alquiler. Aquí vivimos al día. Si ganamos dinero, comemos. Si no, nada. Los cursos pueden ser gratis, pero tenemos hijos y familia que mantener. Nadie está aquí por gusto. Tampoco nos fuerzan. Nos obliga la crisis», resumía una de ellas. Este periódico pidió también al Ayuntamiento información sobre el resultado de esta reunión celebrada el martes entre las prostitutas y los responsables municipales. Desde el Área de Asuntos Sociales, Familia y Zonas de Especial Actuación indicaron a través de un escrito que el encuentro «fue bien». «La mayoría de las mujeres son conocidas y usuarios desde hace años de todos los recursos que ofrece el Ayuntamiento a estas mujeres». «Los recursos de Mujer y Salud los conocían en su mayoría. En relación a las demandas sobre distintas situaciones se les ha derivado a Asuntos Sociales donde serán atendidas y ofrecerán todas las ayudas oportunas», añaden. Además, las fuentes municipales indicaron que «con carácter general, participan en un programa de inserción sociolaboral dirigido a víctimas (menos una que renunció) y son beneficiarias del convenio con Fundación Odontológica». Además –concluye– «de los recursos de las entidades subvencionadas o contratadas por Ayuntamiento». En cualquier caso, estas mujeres en ningún momento se han quejado de la falta de recursos municipales , y de hecho han destacado que el Ayuntamiento las ha estado ayudando. Sin embargo, llaman la atención sobre que sólo con formación y asesoramiento no pueden dejar la calle. Necesitan un empleo. Un drama en el que quizá el consistorio poco pueda hacer.

  • 1