Local

Las protestas vuelven a Irán

La oposición iraní aprovechó ayer el sermón oficial de Teherán para expresar una vez más su protesta por los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio, en las que fue reelegido el presidente Mahmud Ahmadineyad, entre grandes sospechas de fraudes.

el 16 sep 2009 / 05:51 h.

TAGS:

La oposición iraní aprovechó ayer el sermón oficial de Teherán para expresar una vez más su protesta por los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio, en las que fue reelegido el presidente Mahmud Ahmadineyad, entre grandes sospechas de fraudes.

Al sermón, considerado por los observadores como el termómetro para medir la temperatura política y social de Irán, asistieron dos de los tres candidatos reformistas derrotados, el ex primer ministro Mir Husein Musavi y Mahdi Karrubi. Ambos calificaron de "fraudulentos" los resultados de los comicios, en los que el ultraconservador Ahmadineyad obtuvo en torno al 62% de los votos.

Provistos de lazos, escarapelas y banderas verdes, el color del Islam y también el símbolo de la candidatura de Musavi, sus seguidores corearon continuamente "Alah uh-Akbar" (Dios es el más grande), la misma proclama que se oye todas las noches desde los tejados como forma de protesta por el resultado de las elecciones.

Al termino del sermón, los partidarios del denominado "movimiento verde" intentaron manifestarse de forma pacífica pero, según diversos testigos, fueron reprimidos por la Policía, que utilizó abundante material antidisturbios y practicó diversas detenciones.

El movimiento opositor convocó días atrás a los iraníes a aprovechar el sermón de ayer para expresar sus protestas después de que se supiera que el imán a cargo del sermón era el ayatolá Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, quien apoya a Musavi.

Rafsanyani -considerado uno de los grandes rivales políticos de Ahmadineyad, a quien disputó la presidencia en los comicios de 2005, en los que resultó derrotado- volvió a criticar la desconfianza creada en la sociedad tras el 12 de junio. "Esa desconfianza ha perdurado hasta hoy y está desgastando al pueblo", dijo Rafsanyani, quien pidió al gobierno, a la policía y a la oposición que actúen dentro de la legalidad para devolver la confianza a los ciudadanos.

liberación. Rafsanyani, jefe de la influyente Asamblea de Expertos y del Consejo para el Discernimiento, dijo que la República Islámica no es un término protocolario sino que "es una realidad compuesta por dos conceptos que hemos heredado del Islam y del Corán". Sus palabras fueron interrumpidas en repetidas ocasiones por los miles de asistentes al sermón. El clérigo volvió a insistir sobre la necesidad de liberar a los encarcelados tras las protestas por el resultado electoral y pidió un clima de moderación y transparencia satisfactorio.

Al referirse a la actitud del régimen con los medios de comunicación, Rafsanyani dijo: "Dejadles trabajar dentro del marco de la ley para poder crear un ambiente de tranquilidad, de libertad tanto para los que critican como para los que apoyan".

Desde hace varios días las autoridades iraníes han subrayado la necesidad de usar la tribuna del sermón para fomentar la unidad nacional y para evitar fisuras en el tejido social.

El gran ayatolá Naser Makarem Shirazi, uno de los clérigos más importantes e influyentes de Irán, alertó ayer, en un mensaje divulgado por la televisión pública, sobre la necesidad de estar atentos a "las conspiraciones enemigas". A pesar de todo, los eslóganes coreados ayer por los participantes en el sermón demuestran una clara diferencia entre los partidarios del régimen, que coreaban "Muerte a EEUU", y los opositores, que coreaban "Muerte a Rusia", el estrecho aliado de Irán y el primer país que felicitó a Ahmadineyad por su "victoria" en las elecciones.

  • 1