miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Economía

«Las pymes no invierten ahora en I+D+I porque toca sobrevivir»

El presidente de la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), Joaquín Moya-Angeler, destaca que el empresario tiene más conciencia innovadora, pero critica que la financiación no se ha resuelto.

el 25 jul 2010 / 19:32 h.

Joaquín Moya-Angeler, en su despacho de la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), en la Isla de la Cartuja.
-->--> -->

-La innovación se erigía en la tabla de salvación, la base del nuevo modelo productivo, pero también va a sufrir la tijera para reducir el déficit. ¿Es un error que pasará factura?

-Creo en lo que se predica con el ejemplo. Hoy todo el mundo entiende que un modelo competitivo a largo plazo tiene que pasar por un esfuerzo consistente en I+D+I. Se pueden tener altibajos razonables por la situación del presupuesto público y empresarial porque estamos pasando la crisis más complicada por la cobardía del dinero y su escasez para financiar proyectos. Eso no está en contra del entendimiento y la necesidad del empresariado de invertir en I+D+I. Me disgusta la expresión cambio de modelo. No creo que hayamos sido tan tontos o tan listos. El país ha hecho grandes progresos para convencerse de que la competitividad pasa por la productividad y ésta por la innovación.

-¿Cuándo se activa esa conciencia innovadora?

-Es a principios de los 90 cuando el país se conciencia de que hemos comprado demasiado tecnología y hemos desarrollado poca. El esfuerzo fue asumido por la inversión pública durante muchos años con un retraso de la inversión privada. Desde hace tres o cuatro años hay una concienciación en instituciones como Cotec que predica la necesidad de que el empresariado releve a la administración. Europa ha optado por controlar el déficit público y privado. Eso requiere recortes y hay que entender que todo tiene que sufrir o retrasarse.

-¿La empresa privada ha asumido ese mensaje de que le toca ahora tirar del carro?

-Hay empresas que están basando todo su desarrollo en la innovación y hay otras en las que ese carro no está claramente definido. A muchas pymes les cuesta invertir en innovación y más en épocas donde lo fundamental es sobrevivir. Entre la reducción de la demanda y del crédito, las empresas tienen que pasarlo mal porque es imposible crecer con recursos propios.

-Hay consenso en que la mejora de la competitividad es clave para salir reforzados de la crisis. ¿Pero cómo trasladar el conocimiento a las pymes?

-El acceso a la información es fácil porque la mayor parte de las innovaciones está disponible. Otra cosa es que puedas decidir cambios en el modelo productivo de tu empresa porque eso requiere necesidades adicionales de caja. El problema que tienen ahora las pymes es la caja, la financiación. Eso quita la capacidad pero no la voluntad de innovar. Ahora no pueden invertir porque tienen que pagar la nómina, llegar a fin de mes, y ver cómo sobrevives porque tienes que cortar de todos lados. Yo no creo que sea bueno, pero si no hay alternativa, prefiero empresas vivas que retrasen tres años sus planes de innovación a que se muera el tejido productivo.

-¿Qué posición ocupa hoy día Andalucía en I+D?

-En valor absoluto somos los terceros, con un gasto en I+D de 1.538,94 millones, por detrás de Madrid y Cataluña. Sobre el PIB somos la octava, con el 1,03%.

-->--> -->

-¿En qué medida ha sido culpable la CTA de ese resultado?

-Hemos tenido la culpa de que haya subido sensiblemente porque, con la aportación de la Administración y de las empresas cuando empezamos a funcionar, dimos un salto del 18-20% en inversión bruta en I+D en la región. Ahora ya estamos estabilizados.

-¿La crisis va a ampliar la brecha tecnológica respecto a otras comunidades y Europa?

-Tengo el sentimiento de que no. Con algún país sí, de los menos afectados por las dependencias financieras de deuda como Canadá, y probablemente algún nórdico, China, Brasil, India... sí tendrán fuertes crecimientos del PIB. Va a depender de cuándo salgamos de la crisis, si salimos juntos o separados. No creo que estemos bajando sensiblemente respecto al resto de comunidades. Lo importante son las tendencias, no un año.

-Hay recursos que se destinan en España a investigaciones con poca aplicación práctica ¿Se deberían cambiar los criterios hacia realidades más concretas?

-Hay que separar lo que es investigación y desarrollo de la innovación. En I+D hay una parte de tecnología básica, que creo que se debe financiar. Un ejemplo es el genoma del olivo. Para una empresa es complejo financiarlo pero para eso existen entidades como la nuestra o el CDTI que también tienen que preocuparse de esas cosas.

 -->--> -->

«Urge el absentismo y las trabas burocráticas»

-De las medidas para amortiguar la crisis ¿cuál le gusta más y qué falta?

-Con matices, todo lo que tiene que ver con el empleo es esencial. Una gran parte del problema no es tanto en el coste laboral como la inseguridad. Se han dejado condiciones confusas a la interpretación de las magistraturas. Las patronales se han centrado en el coste laboral, que no es tan importante como el absentismo, que es un problema tremendo para la productividad.

-->--> -->

-¿Lo más urgente?

-No hay conciencia clara de que lo primero es generar riqueza. Hay que facilitar la creación de empresas y de trabajo y quitar trabas administrativas, que nos están comiendo. Tenemos una excesiva administración y burocratización para la pyme. Se dan situaciones en las que es más complicado dar trabajo legal.

-¿Mejoría en el crédito?

-No, la variación es marginal. La percepción del resto del mundo de que España no se lo estaba tomando en serio nos ha hecho mucho daño porque nos ha subido los costes del crédito. No creo que vaya a ir a peor, pero no veo que los mercados tengan confianza y no me refiero sólo a España.

-¿La crisis despierta la creatividad de ideas?

-La necesidad de sobrevivir ante la dificultad hace que se le dé muchas vueltas a las cosas y ser más sensible al usar el dinero.

-¿La coordinación con la universidad avanza?

-La CTA demuestra la concepción de la universidad. Cada vez se entiende más que trabajar para empresas no es mercantilizarse.

-¿Y el fondo tecnológico?

-Andalucía ha captado el 41% del incentivo concedido (154,6 millones) hasta mayo. Son 38 proyectos y una inversión de 316,3.

-¿El modelo de CTA es exportable?

–Muchos quieren hacerlo: Portugal, Marruecos, Latinoamérica... El modelo ha demostrado ser bueno por la generosidad de la administración y la credibilidad de las empresas. Además, llegamos en el momento en el que era posible.

 

 

  • 1