martes, 18 diciembre 2018
20:48
, última actualización
Local

Las ratas salen de veladores

Comerciantes y vecinos del parque que hay en la calle Victoria Kent, junto a la avenida de Manuel del Valle, denuncian la plaga de roedores que hay en la zona. Esta invasión está causando graves perjuicios a los bares del entorno

el 11 nov 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Las ratas nunca son bienvenidas, pero si encima se pasean junto a los veladores del bar donde estás tomando un café la situación se hace aún más que insostenible. Los clientes huyen de la terraza infectada y los propietarios del establecimiento ven con impotencia que su negocio se hunde. Este problema es el que están sufriendo los responsables del bar San Benedetto, en una placita de la calle Victoria Kent, en la confluencia de la avenida de la Barzola y Alcalde Manuel del Valle. En este espacio libre, con pequeños jardines, se han asentado los roedores. Es un problema que viene de antiguo pero, según el dueño del San Benedetto, Rafael Lisana, desde hace unos tres meses ya es insostenible: «A primera hora de la mañana y sobre las ocho o las nueve de la noche las ratas salen en grupo. Hemos llegado a ver hasta cinco juntas. Las ratas hasta nos saludan». Estos desagradables visitantes están provocando que Rafael esté perdiendo a sus clientes. «Antes por la tarde podía hacer una caja de 100 o 120 euros, pero ahora con mucho esfuerzo llego a los 30», se lamenta. Remarca que tanto él como su mujer están cansados de llamar al Ayuntamiento para que actúe en el foco del problema: una pequeña zona ajardinada, ubicada en el centro del parquecito, cubierta con una capa de corcho y palmeras, que es el hábitat ideal para que los roedores hagan sus madrigueras. ratasEste hostelero depende de su pequeño bar para mantener a su familia, pero afirma que como el consistorio no actúe con celeridad va a tener serios problemas para seguir adelante. Recuerda que en una de las numerosas llamadas que realizó al Ayuntamiento propuso echar raticida, «pero me dijeron que tuviese cuidado porque el veneno además de afectar a las ratas también podía causar problemas a los niños y a los perros que pasan por el parque». A las quejas de este autónomo se unen las de otros comercios ubicados en la misma plazoleta. María Dolores Ortega, la responsable de la farmacia que está junto al San Benedetto, afirma que los roedores de la zona «están inmunizados a las personas. No se asustan y les da igual que haya gente, porque no huyen. Son como las palomas del parque de María Luisa». Mientras que el responsable de la tienda de bicicletas Sport Bequi, Ángel Arquillada, comenta que hasta el personal de parques y jardines que se encarga de cuidar la zona se queja de que los circuitos de riego están roídos por culpa de las ratas. «Siempre ha habido, pero como ahora no. Incluso he visto como se han llegado a meter en uno de los locales que están vacíos», advierte. El responsable del bar Entre Parques II, Francisco Javier Fernández, colindante al San Benedetto, asegura que él no tiene tantos problemas con los roedores como su colega. Reconoce, además, que hace unos 15 días fumigaron la zona, «pero no ha servido de nada». Pero no solo los comerciantes se quejan. Los vecinos también están alarmados. El vicepresidente del bloque Pino Alto 2, Alfonso Corral, corrobora letra por letra las lamentaciones de los empresarios, pero añade otra petición: «Es una pena que esta plaza con tanto espacio libre no tenga bancos ni juegos infantiles para los más pequeños, cuando es una zona donde hay muchas parejas jóvenes con niños». Una reclamación que suscribe Pilar Álvarez, vecina de la zona, que señala que para que los pequeños puedan jugar al aire libre se tienen que desplazar hasta Pino Montano o a la barriada de Los Príncipes. Respecto a los roedores asegura que incluso se les ve subir por el tronco de la palmera del jardín. Este grito de auxilio de comerciantes y vecinos no ha caído en saco roto. Ayer mismo, nada más conocer el problema, la delegada del distrito Macarena, Evelia Rincón, se acercó a la zona para hablar con los afectados, a los que informó de que el pasado día 16 de octubre se actuó en más de 34 pozas y 12 husillos de la calle Victoria Kent y en su entorno, desde el instituto Azahar hasta la comisaría de la Policía Nacional. Además, les anunció que ha vuelto a dar traslado al Zoosanitario para que haga un nuevo estudio de la zona, por si el foco, tal y como dicen los vecinos, no está en las alcantarillas. La concejal, según informaron fuentes municipales, se ha comprometido a desratizar todas las veces que sea necesario.

  • 1