Local

Las redes sociales viven su mejor época

En la última década internet ha revolucionado los aspectos más insignificantes de nuestra vida cotidiana, incluida también la forma de relacionarnos con los demás. Si hace unos años, no demasiados, el que tenía un perfil en una red social estaba considerado un friki, ahora es casi al revés: el raro es el que no lo tiene.

el 15 sep 2009 / 21:42 h.

TAGS:

En la última década internet ha revolucionado los aspectos más insignificantes de nuestra vida cotidiana, incluida también la forma de relacionarnos con los demás. Si hace unos años, no demasiados, el que tenía un perfil en una red social estaba considerado un friki, ahora es casi al revés: el raro es el que no lo tiene.

Pero lo que diferencia a estos jóvenes es el ego. Esta generación, de entre 18 y 30 años, denominada como la Generación Yo, necesita mucho reconocimiento propio por parte de los demás. Es muy segura de sí misma, con una gran autoestima, que nunca se aburre y que emplea las redes sociales como una herramienta fundamental en su vida cotidiana.

La Generación Yo, según un estudio publicado recientemente por las consultoras Bestrelations y Advira en el que se analiza el comportamiento, expectativas, aspiraciones y deseos de la generación actual de jóvenes a través de las redes sociales, tiene un carácter 100% rentabilista dado que está educada en el ámbito del consumo y ha hecho de su persona su propia empresa, lo que los consultores denominan Yo S.L. De esta forma, todo en la vida de estos jóvenes internautas ha de tener un beneficio para la empresa, o lo que es lo mismo, que el beneficio sea para uno mismo.

Otras de las características de esta generación es que tiene prohibo aburrirse, y por eso aprovechan todos los tiempos muertos que ofrece el día, tanto en casa como en el trabajo, o simplemente esperando en la parada del autobús, para comprobar su red social y contactar con sus amigos y conocidos, bien para temas profesionales o personales. De hecho, el uso de las redes sociales a través de los teléfonos móviles de nueva generación es una de las grandes porciones de esta tarta y que aún quieren repartirse las grandes compañías de redes sociales.

Según el estudio de la consultora, los jóvenes que forman parte de esta generación tienen en las redes sociales un enorme escaparate para practicar el exhibicionismo y decir "yo estoy aquí". No buscan tanto el mostrarse a sí mismo sino que más bien aspiran al reconocimiento de los demás jóvenes de su entorno. Además, las redes ofrecen el valor añadido de poder destacar siendo uno mismo, sin tener que fingir ni suplantar una personalidad aunque siempre hay una excepción que utiliza perfiles falsos para rastrear las actividades de otra persona.

Se sigue buscando la aprobación del grupo, que antes era muy reducido y compuesto por iguales mientras que ahora es tan grande como puede ser toda la red, es decir, infinito. De esta manera, las redes favorecen la autopromoción, la gestión de amigos y la búsqueda de relaciones afectivos sexuales. Este contexto permite a la Generación Yo olvidarse de la timidez ya que detrás de la pantalla del ordenador es más fácil relacionarse. Las redes, además, eliminan la barrera del físico y permiten la máxima comodidad en el cortejo a la otra persona -si se trata del caso de buscar una pareja-. Y, además, son gratis.

Aunque los códigos de comunicación en esta páginas son muy visuales, lo que prima son las fotos. La imagen de cada uno de los miembros es lo que desencadena e inicia la comunicación con otros miembros ya que produce cierta expectativa saber quién ha comentado algunas de las fotos colgadas o si algunas persona ha contestado el comentario que se hizo sobre algo o alguien. De hecho, los expertos aseguran que controlar los perfiles de forma asidua es una tendencia cada vez más creciente y en un futuro no muy lejano se espera que las redes sociales superen al teléfono móvil o al correo electrónico como principal medio de comunicación.

Para los expertos esa parte lúdica y de ocio que tienen este tipo de redes sociales es otra de las claves que explican cómo cada vez más usuarios están presentes en este fenómeno tecnológico -impensable hace escasos años- interactuar desde el nivel más superficial hasta el más profundo es un pasatiempo y un divertimento en sí mismo. El juego consiste en ver los catálogos o perfiles de las demás personas, sus fotos, sus canciones, sus amigos, sus familiares, en definitiva, su vida. Al contrario el internauta observado puede sentirse como un famoso de alto nivel debido al elevado número de visitas que puede tener su perfil... y tener muchos contactos hasta le puede llenar de orgullo.

  • 1