Local

Las revueltas se cobran en Honduras la primera víctima desde el regreso de Zelaya

Zelaya ha rechazado la oferta de diálogo de Micheletti porque la considera "una manipulación".

el 23 sep 2009 / 20:28 h.

TAGS:

Seguidores del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, durante los enfrentamientos de ayer con la Policía.
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, rechazó ayer la oferta de diálogo del gobernante de facto, Roberto Micheletti, por ser "una manipulación" y le acusó de no tener voluntad de resolver la crisis. Mientras, los disturbios continuaron en Tegucigalpa y se cobraron la vida de una persona.

"Todo esto es una manipulación", indicó Zelaya en declaraciones a Radio Globo y al Canal 36, después de que Micheletti manifestara su disposición a dialogar con Zelaya si éste reconoce las elecciones del próximo 29 de noviembre y sin que esto signifique su vuelta al poder. Zelaya añadió que "no hay voluntad de resolver la crisis que tiene el país en Micheletti" y afirmó que Honduras vive una convulsión "a causa del golpe de Estado".

"Deben de dejar de manipular a la opinión pública, yo he venido aquí para que el dialogo sea directo, para que no tenga comparsas, ni ningún tipo de disturbios", subrayó el presidente depuesto, que regresó a Honduras el pasado lunes y desde entonces se encuentra protegido en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Zelaya también recalcó que si no hay "igualdad para todos" en los comicios generales convocados para el próximo 29 de noviembre, no hay trato. "Así no hay trato, si hay elecciones tienen que haber condiciones de igualdad para todos, no persecución contra unos y favor para otros". El mandatario depuesto indicó durante la entrevista que él no pretende rehuir la justicia en su país, ante las "supuestas acusaciones" en su contra por presuntos delitos de corrupción, incluido el de "traición a la patria", que ha hecho la Fiscalía.

Así, agregó que responderá esas acusaciones en el momento en el que se le cite, pero que los miembros del Gobierno de facto de Micheletti "no pueden desconocer que hubo un golpe de Estado". "O es que niegan que hubo un golpe de Estado, lo que también es un delito, y también ellos tienen que responder a los tribunales para responder por ese delito", acotó Zelaya, quien llegó por sorpresa a Honduras 86 días después del golpe.

Intento de asalto. Zelaya también denunció que el Gobierno de Micheletti planeó el martes asaltar la embajada de Brasil y declarar que se había suicidado, pero dijo que el plan no se ejecutó por la intervención de la comunidad internacional. "Iban a asaltar la embajada y declarar un suicidio por mi parte, pero José Manuel Zelaya no se está suicidando".

Según dijo, el plan se frustró porque "la comunidad internacional intervino inmediatamente, incluido Estados Unidos y la OEA (Organización de Estados Americanos)". "Hoy [por ayer] todavía se corre el riesgo de que sea asaltada la embajada y que se planifique que iba a ser anunciado un suicidio de parte mía como para simular que nosotros habíamos decidido morir antes de que entraran aquí", insistió.

  • 1