sábado, 19 enero 2019
04:38
, última actualización
Deportes

Las rotaciones se centran en Europa

El técnico Unai Emery prefiere el torneo continental para los cambios en el equipo, pues la Liga es la que "da de comer" y, ante esa evidencia, no caben permutas.

el 25 oct 2014 / 09:44 h.

SEVILLA 14-15 Ante el Standard, Emery realizó varios cambios en el equipo. Foto: Manuel Gómez. “Es positivo que todos los jugadores vayan adquiriendo ritmo y se adapten a la competición con este tipo de partidos, sobre todo lejos de casa, ya que exigen un rendimiento alto. La temporada es larga y te obliga a estar preparado ahora, el domingo, la semana que viene, dentro de un mes, en enero, abril, mayo… Y TODOS son necesarios, pero desde el rendimiento”. Estas palabras las colgó Unai Emery en su blog personal en la mañana de ayer. Ya con el empate en Lieja reposado, el entrenador quiso echar un capote a los jugadores que habían saltado a la hierba en Bélgica. Se realizaron bastantes variaciones. Europa le importa al club, a la afición y al propio equipo, pero la Liga es lo que verdaderamente da de comer y las rotaciones se irán centrando tanto en la competición continental como en la Copa del Rey (el primer partido es el próximo miércoles). Que Unai tenga a su plantilla implicada es clave. Cuando aparezca la primera lesión importante será precisamente de esos futbolistas menos utilizados de los que tendrá que tirar. Hay jugadores que se están subiendo al carro. Gente como Arribas –que debutó el jueves– y Gameiro –que debe ser importante?– aportaron bastante. Otro tema es el de algunos profesionales que no se suben al carro bien porque no pueden, bien porque no quieren. Las rotaciones funcionan hasta que queda bien definido cuáles son los hombres titulares y cuáles los de refresco. Y Emery, con sus alineaciones en la Liga, ya ha decidido –casi al completo– cuál es su once tipo. Beto lo juega todo. No hay más que hablar. Mariano Barbosa aún no está. En su vuelta a los terrenos de juego habrá que ver si el entrenador lo incluye en las rotaciones. Todo indica que será así, pero cuando en Europa o en la Copa comiencen los encuentros de verdad volverá Beto a defender la portería sevillista. El trabajo que tuvo el portugués en Lieja lo resolvió con bastante acierto. Fue su defensa la que no estuvo tan acertada, sobre todo en el balón parado, con errores que pudieron costar algún gol. En defensa, la diferencia entre los cuatro titulares y los suplentes es abismal. Sólo en el lateral derecho se puede abrir un debate sobre qué jugador merece la titularidad. Coke, al menos, es más regular que el portugués Diogo, quien en cada partido va aumentando sus imprecisiones defensivas. El centro de la defensa contó con el debut de Arribas junto a Carriço. Esta zona del campo, imprescindible en el buen funcionamiento del conjunto, permite pocas variantes. El madrileño estuvo correcto, aunque a la hora de defender jugadas de estrategia se notó la baja de Pareja. Carriço estuvo peor que en otros días. Los automatismos que se toman con el compañero habitual no se cumplen con uno nuevo. Esto es un peligro. En el costado izquierdo se volvió a demostrar que Fernando Navarro está lejos de su mejor nivel. El año pasado también le costó cogerlo y le terminó quitando el sitio a Alberto Moreno. Habrá que ver si es capaz de superarse. La variación, en la medular, más significativa fue ver a Éver Banega como pivote real. Sólo había jugado en esa posición frente al Deportivo en casa. Es su sitio natural, aunque Unai deberá saber bien qué días colocarlo. Fuera de casa y en un terreno de juego alto y duro no es el mejor escenario para el lucimiento del argentino. Se le pudo ver con entrega y energía, pero en ningún momento le tomó el pulso ni impuso el ritmo del encuentro. Su compañero en las tareas de contención, Krychowiak, fue de los más entonados. Ayudando lo que podía en defensa, ganando balones aéreos en el medio y aportando ofensivamente sus cambios de juego. El polaco siempre participa y nunca defrauda. Para la materia ofensiva, Unai dio la sorpresa colocando a Iborra como acompañante de Gameiro. Muchos esperaban ver a Iago Aspas nuevamente titular por Europa. Nada más lejos de la realidad. El vasco aún no le ha encontrado su lugar al gallego y prefirió poner al espigado centrocampista haciendo las funciones del exsevillita Kanouté cuando éste vestía la indumentaria nervionense. No le salió bien la jugada al técnico, pese a que el valenciano estuvo acertado en el trabajo que le encomendaron. Reyes y Aleix, los hombres de banda, no tuvieron profundidad. Sólo el catalán tuvo algún acercamiento en su asociación con Diogo. Cuando saltaron Deulofeu, Denis y Bacca el decorado cambió. Se sucedieron las oportunidades, pero el colombiano no tuvo su día. Rotación un poco excesiva la de Unai Emery.

  • 1