Local

Las (semi)finales no se juegan, se ganan

Nunca olvidaré el magnífico reportaje que Canal+ realizó sobre la selección española después de ganar la Eurocopa. No se lo pierdan. Refleja como nunca a las personas detrás de las estrellas. En uno de los pasajes, Cesc, interpelado sobre lo que más recordaba del antes y del durante de la final...

el 15 sep 2009 / 23:23 h.

Nunca olvidaré el magnífico reportaje que Canal+ realizó sobre la selección española después de ganar la Eurocopa. No se lo pierdan. Refleja como nunca a las personas detrás de las estrellas. En uno de los pasajes, Cesc, interpelado sobre lo que más recordaba del antes y del durante de la final -imagínense la cantidad y la intensidad de los entrantes que los jugadores recibieron-, contestó que fueron unas palabras de Aragonés. Comentó Fábregas que, antes del partido, no hablaron apenas de táctica o estrategia; casi todo fue motivación y trabajo psicológico. Y una frase que el entrenador repetía sin cesar: "Señores, las finales no se juegan, se ganan".

No puedo estar más de acuerdo. Hay unos pocos partidos en la historia de cada club que resultan trascendentes para hacer crecer el espíritu y la dimensión de un club de fútbol, y la (semi)final del miércoles es uno de ellos; y no hay que jugarlo, hay que ganarlo. Y los técnicos, jugadores y aficionados lo saben. Jugarlo, lo que es jugarlo, se lleva jugando desde que terminó la ida (el Athletic, incluso, desde que ganó la última copa, hace 24 años).

El Sevilla, asentado, el Athletic, alocado. El Sevilla, jugando la liga (9 de 9), el Atlhetic, de paso por ella (2 de 9). Sevilla, comedida por experimentada, pero ilusionada como nunca, y Bilbao, desquiciada. Y así llego el pasado sábado. El Sevilla, con rotaciones moderadas, y el Athletic, con "la rotación". La estrategia del Sevilla fue ir a ganar con alguna rotación importante y algún descanso, y la de los vascos, tirar el partido y rotar y descansar a todos los posibles. Y da la sensación de que ambos consiguieron lo que querían: el Sevilla quería ganar, y ganó, y el Athletic Club de Bilbao quería perder, y perdió. Está por ver cuál de las dos jugadas se muestra ganadora en la Copa del Rey. Yo, todo lo que sea ganar, lo quiero para mi equipo.

  • 1