Local

Las sentencias sin cumplir en 2010 se estancan tras dos años subiendo

Los jueces de lo Penal han logrado frenar el número de condenas pendientes, que se duplicó entre 2007 y 2009.

el 29 may 2011 / 19:34 h.

TAGS:

Hace tres años el caso Mari Luz destapó una realidad hasta entonces oculta: el alto número de sentencias pendientes de cumplir que acumulaban los 14 juzgados de lo Penal de Sevilla. El presunto asesino, Santiago del Valle , era uno de los que estaba pendiente de ingresar en prisión por una sentencia dictada seis años antes. Los datos que se manejaban entonces eran los de 2007, año que según las cifras del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) eran de 6.946 ejecutorias pendientes. Tres años después la cifra casi se había duplicado alcanzándose a final de 2009 un total de 12.261 dictadas y sin cumplir. En este último año, en cambio, la tendencia a la subida se ha roto y los jueces han logrado mantener la cifra, que no por ello deja de ser voluminosa, en 12.399.

La pregunta que rápidamente se viene a la cabeza es qué ha ocurrido para que los jueces hayan logrado contener la cifra. La respuesta que dan ellos es clara: "la que se ha visto perjudicada es la agenda de juicios". Fuentes judiciales aseguran que los magistrados se han centrado en sacar adelante las sentencias que tenían atrasadas. "No podía ser que tuviéramos casos que cinco años después siguen sin ejecutarse", comenta uno de ellos que prefiere guardar el anonimato. El problema es que para poder atender este atasco, los jueces se están viendo obligados a celebrar menos juicios y, por lo tanto, a retrasar los señalamientos. "Antes fijábamos los juicios a seis o siete meses vista, pero ahora estamos llegando a señalarlos con un año o año y medio de retraso", explica. Por otro lado, la ventaja de celebrar menos juicios es que también se dictan menos sentencias y, por tanto, se acumulan menos ejecutorias.

Menos ejecutorias. Según las cifras del CGPJ el año pasado los juzgados ingresaron menos ejecutorias nuevas con respecto a otros años. Así, se contabilizaron 8.264 ejecutorias frente a las 10.053 de 2009 o a las 9.543 de 2008. En cuanto al nivel de resolución, los magistrados sevillanos tramitaron el pasado año 11.708 ejecutorias, más de las que ingresaron, lo que ha permitido mantener el número estable. Sin embargo, los jueces dieron más salidas a las sentencias pendientes de ejecutar tanto en el primer como en el cuarto trimestre del año, ya que a principios de año incluso lograron reducir el número con respecto a final de 2009. Sin embargo, en los siguientes trimestres el número comenzó a incrementarse de nuevo, rozando las mil ejecutorias más, que finalmente se controlaron a final de año.

Las fuentes consultadas insisten en la necesidad de ampliar el número de juzgados porque, aunque desde principios de este año funciona el Juzgado de lo Penal número 15, "el volumen de trabajo sigue siendo muy alto, prácticamente no se nota". En este sentido recuerdan la necesidad de que entre en funcionamiento el Servicio Común de Ejecutorias que se iba a inaugurar con la puesta en marcha del edificio puente, en abril de 2009, para evitar que otro caso Mari Luz, cuyo asesino no había cumplido una condena de dos años de cárcel por abusos sexuales porque no se ejecutó la sentencia. El objetivo de la Junta de Andalucía era crear este servicio que se encargara de ejecutar todas las sentencias de los juzgados de lo Penal. Sin embargo, tras una larga negociación con los sindicatos, este órgano continúa siendo un espejismo.

Por ello, los magistrados insisten en que el caso Mari Luz podría volver a repetirse en Sevilla, ya que las más de 12.300 sentencias sin ejecutar es un número más que importante. Sin embargo, tras estos números no solamente se esconden casos tan graves como éste ni todas suponen que el condenado debe ingresar en prisión, sino que muchas de ellas son condenas de multa o de trabajos en beneficio de la comunidad.

Delitos tráfico. De hecho, unos de los motivos que hizo que los juzgados se saturaran de ejecutorias fue la modificación de la Ley de Tráfico. Y es que aunque los juicios por los delitos relacionados con la Seguridad Vial los celebran los juzgados de Instrucción, son los Penales los que tienen que hacer cumplir estas sentencias. Por eso los 14 juzgados de lo Penal se vieron desbordados, ya que en 2009 las cifras de conductores condenados por cometer un delito al volante alcanzaba ya los 4.100 en Sevilla, según las cifras de la Fiscalía de Seguridad Vial.

  • 1