viernes, 16 noviembre 2018
03:52
, última actualización
Local

Las setas se transforman en aulas de Bellas Artes

El Cadus celebra hoy un pleno para evaluar la marcha del paro académico mientras siguen encierros y actividades.

el 28 may 2012 / 20:20 h.

TAGS:

"Bienvenidos a la Universidad del Futuro". Este cartel, apoyado en los pilares de las setas en la Plaza de la Encarnación, llamaba la atención de turistas y paseantes que ayer se toparon con una clase de Bellas Artes en plena calle. Con tiza y cinta aislante, los alumnos habían marcado en el suelo los límites de las respectivas aulas de escultura, dibujo, pintura o estudio. Antonio García, profesor de Perspectiva de 30 dio una breve charla sobre el retrato tras la cual, los estudiantes se dividieron en grupos y bloc y lápiz en mano comenzaron a dibujarse unos a otros mientras en torno a ellos se generaban debates ciudadanos de quienes pasaban por allí sobre los recortes en educación.

Para unos, "lo que no puede ser es que tengamos cosas que no podemos pagar y en la universidad la matrícula paga solo el 20% de lo que cuesta" y "todo esto ha venido por lo de las becas pero si no tenemos dinero ¿de dónde lo pagamos?". Para otros, "la educación es básica y hay gente que sin becas no podría estudiar". El escenario, a la sombra del Metropol-Parasol -cuyo coste sigue generando controversia en la ciudad- se convertía también en un argumento. "Estamos así por cosas como ésta, que ha costado millones", insistían los que ven los recortes como algo inevitable ante la situación actual, dando por buena la tesis del Gobierno. "El Coliseo y todos los monumentos están hechos con dinero del pueblo", argumentaban quienes consideran la educación una línea roja que no puede pagar el pato de la crisis.

Más allá de los espontáneos, allí estaban los estudiantes y algún profesor de Bellas Artes que, como el resto de facultades de la Universidad Hispalense, está en paro académico hasta el próximo 7 de junio. Mientras continúa el encierro permanente en el Rectorado, los estudiantes han programado un calendario de actividades que incluyen clases en la calle como las de ayer en las setas.

Incidencia en el curso. "Nunca había visto a los alumnos de Bellas Artes moverse, cuando era estudiante me lo contaban los profesores viejos pero para mí era inaudito" reconoce Antonio García, que respondió a la llamada a la colaboración de la Delegación de Alumnos de esta Facultad para participar en esta iniciativa de clases en la calle. Comparte sus reivindicaciones. "Yo tengo alumnos muy buenos que el año que viene con la subida de las tasas no van a poder seguir, son alumnos con beca que incluso no vienen todos los días a clase porque sus padres están en paro y no pueden pagarse el autobús todos los días y aún así están aprobando y con buena nota", relata.

Noelia es una de esas alumnas becadas. Está en tercer curso, es de Valverde del Camino (Huelva) y recibe una beca de 3.000 euros que le permite pagar un piso de alquiler en Sevilla y mantenerse. "Mis padres se han quedado en paro y sin la beca yo no puedo seguir estudiando", reconoce. Admite que cuando se propuso y votó un paro académico de 15 días tuvo sus dudas por la repercusión para los propios alumnos. "A nosotros nos afecta especialmente porque tenemos las fechas de entrega de los trabajos ahora y por esto vamos a acabar en julio pero tenemos que luchar todos", dice. Paula, de segundo de Restauración, coincide en que en esta facultad el paro tiene especial repercusión aunque apoya la medida. Junto a sus compañeras ultima una instalación con cubos de corcho blanco. "Es un trabajo del curso, como nos han cerrado lo estamos haciendo en la calle", explica.

El Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) celebra hoy un pleno para evaluar el seguimiento del paro. No está sobre la mesa acortarlo, pese al movimiento surgido en contra por el perjuicio a los estudiantes, pero existen contactos permanentes con el Rectorado para tratar de minimizar su efecto en la entrega de trabajos y exámenes parciales. La actividad docente está prohibida pero alumnos y profesores pueden acordar realizar estas pruebas.

La protesta estudiantil, pionera en el país, medirá sus fuerzas el próximo miércoles, cuando tras una jornada de clases en la calle en los Jardines de Murillo se celebrará una manifestación por la tarde desde el Rectorado a la Plaza Nueva, y en la Asamblea General del jueves.

  • 1