Local

Las TIC en la Administración local

La Administración Pública Electrónica en España funciona, al parecer, a distintas velocidades (brecha digital le dicen a esto). O esto afirmaba, al menos, el informe de 2008 Las TIC en la Administración Local del futuro, de Fundación Telefónica.

el 15 sep 2009 / 20:53 h.

La Administración Pública Electrónica en España funciona, al parecer, a distintas velocidades (brecha digital le dicen a esto). O esto afirmaba, al menos, el informe de 2008 Las TIC en la Administración Local del futuro, de Fundación Telefónica. Por descontado, nadie duda de que exista un fuerte contraste entre el funcionamiento de la Agencia Tributaria, la Seguridad Social o el Catastro y el de otros negociados. Y es verdad que la Administración local puntúa peor, pero estamos hablando de un área en el que funcionan las economías de escala y las entidades menores siempre tendrán que hacer un esfuerzo proporcionalmente mayor. Y esa también es una brecha.

Sea lo que sea, tampoco se puede echar en saco roto el diagnóstico. Más cuando existe una Ley de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos que obliga a las Administraciones Públicas a la plena accesibilidad electrónica a partir del próximo 1 de enero de 2010.

El mismo objetivo legal es coherente con el consenso de que en las economías modernas las TIC ocuparán un puesto central. Ya hemos sobrepasado la fase en que cabía observarlas condescendientemente como soluciones auxiliares o meros dispositivos complementarios a los que echar mano de vez en vez. Este cambio de perspectiva, que ya se ha implantado en las administraciones y en las empresas de mayor tamaño, debe ser asumido por las pymes y por la administración local.

Entre paréntesis, aclaremos que, si bien esto de TIC no es más que el acrónimo de "Tecnologías de la Información y la Comunicación", su uso práctico queda restringido a las tecnologías punteras del asunto. Es decir, que no se incluiría el telégrafo o el fax, por mucho que estas sean tecnologías de la comunicación, y sí primordialmente internet y la telefonía móvil.

La parte más sustanciosa del mencionado informe se extiende en indagar las posibilidades de mejora y desarrollo que ofrece la aplicación de las TIC en los sistemas de gestión de la Administración local, sugiriendo una agenda de buenas prácticas. Entre las tendencias de futuro apuntadas allí tenemos cosas interesantes, como la provisión de servicios en red, la e-participación y la creación de plataformas de interoperabilidad, que ofrezcan servicios mancomunados a los ayuntamientos. Se sugieren, así, modelos de prestación de servicios asequibles para las corporaciones locales de menor tamaño (y, consecuentemente, menor presupuesto), en los cuales las entidades supramunicipales (diputaciones, esencialmente) articularían portales web para informar, ofrecer la tramitación telemática de servicios o sistemas de gestión municipal genéricos.

Otro de los retos auténticamente serios es cómo contar con personal técnico dedicado al mantenimiento y adaptación de las aplicaciones específicas. El seguimiento personalizado es lo único que permite una auténtica funcionalidad, con un acceso que debe esforzarse por ser cada vez más sencillo y atractivo para los ciudadanos.

Un último asunto pendiente es cómo lograr un grado operativo de conexión entre los diversos niveles de la Administración, de modo que puedan intercambiar datos entre ellas de forma ágil. Lo que se ha llamado interoperabilidad. Se trata de una apuesta importante en especial para la Administración local, ya que en muchas ocasiones los trámites que se realizan desde ella competen a otras administraciones.

Catedrático de Hacienda Pública

jsanchezm@uma.es

  • 1