jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

Las tortas tienen premio

El mérito para premiar a las tortas de aceite Inés Rosales no sólo ha estado en haber aguantado ya 98 años, sino que para su centenario prepara inversiones fortísimas en Huévar del Aljarafe. Y con la que está cayendo.

el 15 sep 2009 / 19:43 h.

TAGS:

El mérito para premiar a las tortas de aceite Inés Rosales no sólo ha estado en haber aguantado ya 98 años, sino que para su centenario prepara inversiones fortísimas en Huévar del Aljarafe. Y con la que está cayendo.

El premio se lo concedió ayer la Asociación de Empresarios del Aljarafe (AEA), una entidad que con éste -en una gala que celebró ayer en el hotel Alcora de San Juan de Aznalfarache- ha concedido ya 13 galardones en otros tantos años a empresarios que han hecho del Aljarafe la comarca más rica de la provincia de Sevilla.

Inés Rosales ha invertido en los últimos cinco años, explican los que conceden el premio, 5,2 millones de euros y prevé invertir casi lo mismo, 4,7 millones, en el temido bienio negro 2009-2010.

Pero además tiene a sus espaldas una historia de pasión y esfuerzo, como casi todo lo que llega a los cien años: todo empezó cuando Inés Rosales Cabello (1892-1934) aprovechó una receta tradicional de Castilleja de la Cuesta para "cambiar su destino en el servicio doméstico o la penuria", explica la historia oficial de la empresa, que esta emprendedora inició en el año 1910.

Vendía las tortas en cestos que llevaban, Cuesta del Caracol abajo a La Pañoleta -entonces, un lugar para ir de excursión- o a la Estación de Córdoba (actual centro comercial Plaza de Armas) en Sevilla sus empleadas, las canasteras, mujeres de economía precaria que subían un escalón social. Al mismo tiempo el nombre de las tortas de aceite -floreció a su rebufo la competencia, todo hay que decirlo- se asoció hasta hoy a Castilleja. Pero en una historia tan larga hay tiempos de logros y otros de hundimiento.

La empresa dejó de pertenecer a los descendientes de Inés Rosales hace ya 25 años. Incluso hoy día ni siquiera se fabrican en Castilleja, municipio colapsado, sino en Huévar del Aljarafe, donde se pueden ampliar las instalaciones, aunque la sede social y el nombre de Castilleja siguen en los envoltorios de unos dulces que los emigrantes andaluces llevaron a partir de los años de la posguerra a toda España y que ahora dan el salto a toda Europa occidental, Norteamérica, Nueva Zelanda y los Emiratos Árabes.

Su actual responsable, Juan Moreno, se encontró en 1985 con una fábrica en crisis: "Era impensable que una marca y un producto del prestigio que se le reconocía estuvieran apoyados en unas instalaciones que se asemejaban más a una herrería que a una fábrica de productos alimenticios", recuerda su consultora de comunicación. El salto en estos 25 años comenzó siendo doloroso, con despidos.

Pero hoy tiene una plantilla de 121 trabajadores, factura 12,3 millones de euros, tiene una fábrica de 10.000 metros cuadrados que está en proceso de ampliación y saca al mercado 12 millones de paquetes de tortas de aceite al año.

La AEA concedió además de su premio principal la mención de honor a la empresario joven a Julio Segovia, de la empresa de investigación sociológica Nexo SCA -con sede en el polígono PISA-; y la mención especial Innova Aljarafe a Grupo Diseño & Producción, también con sede en este polígono tecnológico de Mairena.

El premio para los estudiantes emprendedores recayó en dos alumnos del instituto de Secundaria Camas, por su proyecto Family 24 horas.

  • 1