Deportes

Las traiciones del consejo

Rufino González admite que se siente «defraudado» con Sacristán y Castaño, pero sobre todo con Lopera. Antonio Álvarez reconoce que Oliver les ha «ganado por goleada»

el 13 oct 2010 / 20:58 h.

Rufino González y Antonio Álvarez, en la ofrenda en el Claret el pasado 14 de septiembre. (Foto:Efe)
Rufino González y Antonio Álvarez eran vicepresidente y consejero del Betis, respectivamente, hasta que llegó Luis Oliver y volvió el club del revés de manera fulminante. Los dos se mostraron siempre contrarios a los tejemanejes del empresario navarro y la semana pasada acabaron dimitiendo de sus cargos en el consejo de administración.

La explicación, tan sencilla como que veían que ya no pintaban nada, la dieron ayer en Punto Radio, donde reconocieron que su objetivo había sido expulsar a Oliver del órgano rector de la entidad desde que la jueza Mercedes Alaya suspendió los derechos políticos de las acciones de Farusa y traspasó su representación a los tres administradores.

Pero fracasaron en su intento, cuyo proceso fue desmenuzado por ambos con todo tipo de detalles. La clave, como ya se sabía, es que Jaime Rodríguez Sacristán y Manuel Castaño frustraron sus planes.

"La jueza nos dio poder para cambiar la nave. Yo lo intenté, pero no tuve ningún apoyo en el consejo, sólo un voto [el de Álvarez]. Mis compañeros me dejaron vendido. Si son ustedes tan béticos, ¿cómo dan su voto a este señor? Me siento defraudado y traicionado por Jaime y Castaño.

La jueza nos dio una oportunidad de oro de quitar a esta persona que el día que lo presentó Lopera nos dijo que el día 20 [en la junta de accionistas que después suspendió] estaríamos todos en la calle", explicó Rufino, que detalló qué ocurrió en el famoso consejo del 29 de julio en el que existía un pacto para que Oliver saliese del Betis.

"Castaño me cita en el bar La Tiza y llego a un acuerdo con él y con Jaime. Accedo a que Castaño sea presidente cuando quitemos a Oliver, Bucero, Vergara y León. Pero cuando se empieza a votar, estos señores se van a favor de Oliver. Es cuando cojo un mosqueo de órdago y me voy", dijo el ex vicepresidente. En aquella reunión que luego no sirvió para nada, los tres consejeros también acordaron "meter a gente de fuera", de la oposición, en el futuro consejo.

Rufino fue duro con sus dos ex compañeros, pero también con Manuel Ruiz de Lopera. "El que más me ha decepcionado es el consejero delegado. No esperaba que fuese a vender el Betis tan barato. Siempre decía que vendería por 50 ó 60 millones, así que me quedé alucinado cuando vendió por 16 millones.

El Betis vale diez veces eso. Si lo llego a saber, se lo habría comprado yo", lamentó el constructor, que también opinó que el club "no está tan mal" como afirma Oliver:"La mayor parte de la deuda es con Hacienda y la Seguridad Social, pero eso es cuestión de llegar a un acuerdo. Con los proveedores no hay problema", señaló.

"Lo único que he hecho ha sido trabajar desinteresadamente, he puesto mucho dinero cada año y no me he llevado ni un euro", resumió Rufino, que admitió que Oliver no le gustó desde el principio "porque no tenía unos antecedentes nada buenos, su entrada fue terrorífica y ha hecho lo que le ha dado la gana". Huelga decir que no sindicará sus acciones con el navarro. ¿Se uniría a la oposición? Depende.

"Sólo me sentaría si quienes entran son menores de 40 años. Con los señores de la vieja guardia no me sentaría porque ellos condujeron al Betis a la deuda de 1.200 millones de pesetas", recordó.

Oliver y su "goleada". Antonio Álvarez también fue muy claro y rotundo en sus palabras. "Oliver nos ha ganado a todos por goleada, porque con pocas acciones ha ganado a dos señores con muchas acciones", admitió el ex consejero del área social, que se mostró "convencido" de que el actual mandamás "es el hombre de paja, el encantador de serpientes, un testaferro".

"Hay actuaciones que te hacen pensar que Lopera no está detrás y hay actuaciones que te hacen pensar que Lopera está detrás", dejó caer Álvarez, muy crítico siempre con Oliver:"Lo que se acordaba en las reuniones no tenía nada que ver con lo que luego manifestaba Oliver. Desde que llegó ha pasado olímpicamente de nosotros", resaltó.

  • 1