Economía

Las tranferencias en la UE cuestan ya lo mismo que en España

Las transferencias bancarias en euros en la Unión Europea se pueden realizar desde ayer en las mismas condiciones y con los mismos derechos y obligaciones que las que se envían dentro de España gracias a la puesta en marcha de la zona única de pagos en euros (SEPA, en sus siglas en inglés).

el 14 sep 2009 / 23:20 h.

Las transferencias bancarias en euros en la Unión Europea se pueden realizar desde ayer en las mismas condiciones y con los mismos derechos y obligaciones que las que se envían dentro de España gracias a la puesta en marcha de la zona única de pagos en euros (SEPA, en sus siglas en inglés). El objetivo de esta iniciativa, impulsada por la industria bancaria comunitaria y respaldada por la Comisión y el Banco Central Europeo (BCE), es lograr que los pagos en toda Europa sean tan fáciles, baratos y seguros como los pagos nacionales.

La creación de la SEPA generará en los próximos seis años unos beneficios de 123.000 millones de euros, cifra que podría incrementarse en 238.000 millones si el sistema acaba utilizándose como plataforma para recibos electrónicos, según un estudio realizado por el Ejecutivo comunitario. Para lograr estos ahorros, de lo que se trata es de eliminar todas las barreras técnicas, legales y comerciales entre los mercados de pagos nacionales.

Inicialmente, los pagos SEPA, incluyendo los que sean transfronterizos, se ejecutarán en un tiempo máximo de tres días laborables (D+3). No obstante, a partir de 2012, la directiva de servicios de pago obligará a los bancos a ejecutar todas las transferencias electrónicas en territorio comunitario como máximo un día después del momento en que hayan sido ordenadas por el cliente (D+1).

Participan en la zona única de pagos en euros los 27 Estados miembros más Liechtenstein, Noruega y Suiza. La SEPA permitirá a los consumidores hacer y recibir pagos electrónicos en euros en todos estos países utilizando una cuenta bancaria única y un conjunto de tarjetas de pago único.

La creación de este sistema se llevará a cabo de manera progresiva. A partir de ayer lunes, los bancos ofrecen ya instrumentos de pago SEPA para las transferencias bancarias. En lo que se refiere a los adeudos domiciliarios, por ejemplo para pagar facturas regulares en otro país o suscripciones a un periódico extranjero, la entrada en vigor se retrasa, pero no podrá ir más allá del 1 de noviembre de 2009.

Para los pagos con tarjeta, el SEPA ya está en vigor desde el 1 de enero. Algunas ya cumplen los requisitos de SEPA a día de hoy (Visa) y los bancos están obligados a ofrecer a sus clientes por lo menos una tarjeta de este tipo.

  • 1