Local

Las úlceras de la crisis y las Azores

Los debates en televisión no pretenden llegar al fondo de nada, ni aspiran a que las palabras alcancen su verdadero significado. El propósito es lograr audiencias imposibles cuando predomina la mesura en el supuesto diálogo. En general, no son debates, sino espectáculos preparados para la participación de especialistas en manipulación de los hechos...

el 15 sep 2009 / 11:09 h.

Los debates en televisión no pretenden llegar al fondo de nada, ni aspiran a que las palabras alcancen su verdadero significado. El propósito es lograr audiencias imposibles cuando predomina la mesura en el supuesto diálogo.

En general, no son debates, sino espectáculos preparados para la participación de especialistas en manipulación de los hechos. Quizás sea un arte y, si es así, debe reconocerse en Miguel Ángel Rodríguez un actor de primera línea. Sobre todo cuando defiende la insoportable vanidad de su jefe, José María Aznar.

Rodríguez muestra gran inteligencia desviando la atención de aquello que puede dañar la imagen de un personaje que se autocalifica como el más importante de la Historia de España, que suele ser un signo de mediocridad. Así, procura impedir que la reconozcan los demás y aporta una fidelidad digna de admiración cuando introduce preguntas marginales al caso: "¿Qué preferís la foto de Roldán a la de las Azores?"

Los demandados no responden, pero la contestación puede ser rotunda: los miles de muertos derivados de la foto de las Azores jamás podrán abrir la boca, mientras que Roldán está juzgado y condenado, quizás no tanto como algunos desearíamos, pero tampoco causó muerte alguna ni es fuente principal de esta crisis que origina tantas úlceras, como lo es la dichosa Guerra de Irak.

Periodista

daditrevi@hotmail.com

  • 1