Local

Las últimas 349 VPO

Emvisesa tiene pendientes de entregar 349 pisos que arrastran un importante retraso y que son fruto de la gestión del anterior gobierno. Sólo consta un nuevo proyecto, de 16 viviendas

el 15 dic 2013 / 23:12 h.

TAGS:

La empresa municipal de la vivienda ya no tiene promociones nuevas de VPO en cartera. / Paco Puentes La empresa municipal de la vivienda ya no tiene promociones nuevas de VPO en cartera. / Paco Puentes ¿Cuál será el futuro de la empresa municipal de la vivienda? ¿La mantendrá el PP, como dice, o la desmantelará como vaticinan los grupos de la oposición, PSOE e IU? Por ahora, todo son malas noticias para los demandantes de VPO. Emvisesa contó en 2011 con 249 millones de euros y en 2014 tendrá un presupuesto de 49,6 millones, 18 menos que en 2013. Yno hay planes de actuación más allá de lo que tiene entre manos. En concreto, 349 viviendas de promociones del anterior gobierno municipal que aún no ha entregado y una única promoción nueva en proyecto: de sólo 16 viviendas en la calle María, en la Macarena. Emvisesa tiene terminadas ya las obras de la promoción S-4 de Torrelaguna, Torreblanca, con 52 viviendas de régimen especial en venta; otra de 147 pisos con el mismo régimen en el Polígono Aeropuerto, 32 alojamientos protegidos en alquiler en la calle Flor de Azalea y Flor de Papel y el centro de Servicios Sociales de Tres Barrios-Amate. En el caso de las viviendas en Torrelaguna y Polígono Aeropuerto, estaba previsto que se entregasen a sus nuevos dueños en el segundo trimestre de 2013, pero no fue así y habrá que esperar al nuevo año. En el caso del Polígono Aeropuerto, promoción A.3.4, ahora está previsto que en enero empiecen a entregarse los pisos después de que Emvisesa haya tenido serios problemas para encontrar compradores con garantías para estas VPO. Además, la empresa de la vivienda –la joya de la corona de las sociedades municipales hasta que llegó la crisis del ladrillo y se hizo cargo de la ampliación de Fibes– tiene obras en desarrollo: el centro de servicios sociales del distrito Norte, 52 viviendas de régimen especial en venta en la calle Albérchigo y el edificio puente para vecinos realojados de Los Pajaritos, con 66 viviendas. En el caso de los 52 pisos de Albérchigo, en Torreblanca, los trabajos empezaron en marzo de 2011 y estaba previsto que las llaves se entregasen en el segundo trimestre de 2013, pero también tendrán que esperar. El Ayuntamiento anunció que en noviembre los vecinos de Los Pajaritos estrenarían los pisos de la Avenida de Andalucía (donde residirán mientras se reconstruyen sus maltrechos pisos municipales), pero no fue así y por ahora no hay fecha. Los problemas económicos de la constructora Sanrocon (antes Corsán Corviam) hicieron que se tuvieran que adjudicar los trabajos a otra empresa, así que el plazo inicial dado para acabar, el primer trimestre de 2013, voló por los aires. Así pues, Emvisesa tiene pendientes 349 viviendas protegidas que arrastran un importante retraso y que son fruto de la gestión del anterior gobierno municipal.   Ni una sola VPO del PP.  No tiene nada en licitación y sólo consta un proyecto: 16 viviendas en régimen general en venta en la calla La María de la Macarena. Ni siquiera se han seleccionado a los adjudicatarios. Lo que sí tiene Emvisesa es una losa importante como consecuencia de la encomienda de gestión que el anterior gobierno le hizo para la ampliación de Fibes. El propio gerente, Miguel Contreras, le reclamó al Gobierno de Zoido (PP) el pasado 3 de octubre que para aliviar sus cuentas asuma la propiedad y se subrogue el crédito de la obra, que se pactó hacer nada más acabar los trabajos. Como el Ayuntamiento no ha dado este paso, Emvisesa no tiene ni para pagar los impuestos y Hacienda aprobó el embargo preventivo de su sede por una deuda de 469.174 euros. Los presupuestos municipales para 2014 recogen una partida de 9,2 millones para amortizar el préstamo suscrito años atrás por Emvisesa para la obra del Palacio de Congresos y Exposiciones y confirma los peores augurios: no hay previsión de ninguna actuación nueva, ni de construcción de nuevas promociones de VPO ni de restauración de viviendas. Ya en los últimos despidos en la empresa se alegaba falta de carga de trabajo, lo que encendió las críticas de PSOE e IU, que consideran que en la situación actual las políticas de vivienda social son fundamentales. Pero las críticas no sólo vienen de la oposición. La Defensora del Pueblo nacional, Soledad Becerril, ya lleva dos llamadas de atención porque quiere que se clarifique qué medidas puso en marcha Emvisesa para facilitar la ocupación de VPO vacías. Y eso que el parque social de viviendas sigue en manos de Urbanismo, que tiene 24 de ellas sin uso pese a que hay una lista con 701 personas que cumplen todos los requisitos y esperan un piso social. Con todo, la delegada de Hacienda, Asunción Fley (PP), aseguró que Emvisesa ni será embargada ni va a desaparecer como Sevilla Global, pero los hechos apuntan a un lento y progresivo desmantelamiento.

  • 1