Deportes

Las verdades de 'El mentiroso' de Mel

El entrenador del Betis reflexiona sobre la literatura, el fútbol y el partido del Bernabéu en la presentación de su primera novela.

el 13 oct 2011 / 21:00 h.

Pepe Mel, junto a Luis García Tejada, Miguel Guillén y Rosa García Perea.
Un millonario llamado Cail Lograft cruza medio mundo para hacerse con unos manuscritos hallados en una cueva cerca del Mar Muerto, pero desconoce que el descubrimiento hará temblar las bases de la Iglesia Católica. Y dirá el lector: ¿esto qué tiene que ver con el Betis? Pues nada o mucho, según se mire, porque lo expuesto no es otra cosa que el argumento de El mentiroso, la primera novela de Pepe Mel, que la presentó ayer en Sevilla de una manera desenfadada aunque seria, hablando de literatura sin obviar el fútbol y lo que se le viene encima, ni más ni menos que el Real Madrid. Porque en el deporte rey hay una gran mentira, "el asunto económico", y en su Betis hay una gran verdad: "El Bernabéu no nos amilana. Si cambiamos de estilo, perdemos fijo y nos traicionaremos a nosotros mismos", reiteró una vez más el míster.

Primera aclaración respecto al libro: "No tiene nada que ver con Lopera", respondió Mel a posibles mal pensados. Tampoco reveló quién es el mentiroso, más que nada porque así desentrañaría el desenlace de una novela "de historia, arqueología y misterio", tres de sus grandes "pasiones" extrafutbolísticas. "Nunca pensé que editaría un libro", confesó. No lo pensó pero así ha sido. La decisión fue de la editorial Jirones de Azul después de que se lo presentara Petón, agente de futbolistas entre otras ocupaciones. "Yo no sabía quién era Pepe Mel ni que entrenaba al Betis, pero me ha roto el cliché de entrenador que mastica chicle al lado de unos hombres que dan patadas a una pelota", reconoció la editora, Rosa García Perea.

"Lo único que pido es que la gente se entretenga la mitad de lo que yo me divertí escribiéndola", siguió diciendo Mel, que tardó "cuatro o cinco años" en rematar la obra. De eso hace ya otros cuatro años. "He dejado bastante de mí en el libro. Cuando uno escribe, no deja de estar desnudo delante del lector", agregó. Esa desnudez literaria deja una obra que algunos podrían identificar con El Código Da Vinci, pero... "Hay mucha más literatura y además nos divertimos mucho cuando la leímos", apostilló la editora.

De la literatura al fútbol. ¿Qué es más difícil, escribir un libro o ganar al Real Madrid? "Las dos cosas tienen mucha dificultad, pero escribir un libro depende de mí, mientras que en un partido yo puedo escribir el encuentro perfecto pero luego lo tienen que editar los jugadores. En escribir un libro no tienes un rival y en el Bernabéu tendremos delante a uno de los mejores equipos del mundo. Entre folio y folio igual pienso en qué hacer para que Cristiano no dé una carrera de más", prosiguió. Y hablando de perfección, ¿qué sería lo ideal para Mel? "Mi amigo Guillén y yo tenemos la ilusión de que se conozca al nuevo Betis fuera de España. Me gustaría que el Betis oiga el himno de la Champions. Pero mentiría si dijese que tiene que ser inmediato", matizó.

El entrenador escritor no se despista con su hobby. "Mi profesión es el fútbol, no tengo ningún ánimo de lucro con este libro", aseguró. Todo lo que le corresponda lo donará a alguna causa u organización benéfica. "A mí me paga el Betis, y espero que en el futuro lo haga bien", bromeó delante del presidente, Miguel Guillén. Desde luego se lo habrá ganado si vence en el Bernabéu, que es lo que cree: "Estoy obligado a pensarlo. No significa que sea prepotente", opinó.

Y hablando de prepotentes, ¿qué le parece su tocayo Mourinho? "Es muy inteligente. No sabéis lo que es manejar un vestuario con 25 egos diferentes, cada uno de su padre y su madre. Yo dirijo un vestuario de gente que quiere llegar a ser, pero él dirige un vestuario de gente que ya lo es". A Mel, de todas formas, le gustan "los entrenadores y los futbolistas españoles". Y como aquello era un viaje de ida y vuelta entre fútbol y literatura, pues también le gustan los autores españoles: "María Dueñas, Julia Navarro, Ildefonso Falcones, Matilde Asensi, Pérez-Reverte...".

Faltaba por saber una cosa: ¿el fútbol es de los mentirosos? "No puedo hablar mal del fútbol. Es un deporte muy bonito con personas que a veces hacen que parezca sucio. Pero cada vez hay más futbolistas universitarios y con la inquietud de qué harán después. Yo por ejemplo tengo un futbolista que acaba de cumplir 17 años [Álvaro Vadillo] y debemos hacerle ver que el fútbol no lo es todo. Si el fútbol fuese una mentira, estaríamos llamando mentira a la selección", sentenció.

  • 1