Local

Las víctimas de malos tratos se 'relajan'

El balance semestral sobre violencia machista realizado por el Ministerio de Igualdad arroja datos poco optimistas referidos a la comunidad andaluza, en donde han muerto ya más mujeres por esta causa...

el 16 sep 2009 / 06:46 h.

El balance semestral sobre violencia machista realizado por el Ministerio de Igualdad arroja datos poco optimistas referidos a la comunidad andaluza, en donde han muerto ya más mujeres por esta causa -diez en total, dos de ellas esta misma semana en Málaga- que a lo largo de todo el año pasado. Al pesimismo por las cifras hay que añadir la preocupación por el hecho de que, en el total español, el 11% de las mujeres asesinadas habían renunciado voluntariamente a las órdenes de protección dictadas por los jueces en contraste con los datos del mismo periodo del año pasado, en el que ninguna de ellas quiso verse privada de esas medidas.

¿Qué está cambiando para que se produzca esta temeraria relajación de las víctimas? Además de que la concienciación ciudadana es cada vez más amplia y firme, el hecho es que han aumentado las denuncias y que, a diferencia de lo que habitualmente sucedía, ninguna de estas demandas ha sido retirada una vez interpuesta. Es tal la presencia social de la red policial y jurídica de lucha contra la violencia doméstica que se está constatando un "exceso de confianza en el sistema", de las víctimas y de su entorno, en opinión de los responsables del Gobierno. No bajar la guardia, nunca, frente al maltratador ha de ser por tanto la premisa principal del mecanismo preventivo contra estos potenciales asesinos a los que no se les deben dar segundas oportunidades porque la experiencia demuestra que no las merecen. El decidido esfuerzo realizado por los gobiernos progresistas para acabar con esta lacra ha dado resultados efectivos en muy poco tiempo aunque están muy lejos de ser infalibles. Nuevas leyes, nuevos juzgados, más efectivos policiales, más casas de acogida... obtienen tal eco mediático que pudiera parecer que la violencia doméstica es un fenómeno controlado. Pero sólo lo está la tendencia a creer que se trata de un asunto privado. La sociedad entera ha de mantenerse alerta frente a su amenaza.

  • 1