Local

Las viviendas de Tres Barrios, la siguiente parada de este proceso

El ambicioso plan de rehabilitación de viviendas no culmina con las obras de Nuevo Amate. La zona de Tres Barrios, integrada por Los Pajaritos, Madre de Dios y La Candelaria, se sitúa ahora como objetivo prioritario del proyecto

el 27 ene 2011 / 18:37 h.

TAGS:

Lograr cambiar las condiciones de habitabilidad de una zona tan marginal de la ciudad requería de la puesta en marcha de un ambicioso proyecto que no podía centrarse en un barrio exclusivo del distrito. El plan debía ir mucho más allá, y junto a las medidas urbanísticas que suponen la reconstrucción o rehabilitación de viviendas, se hacía necesario desarrollar políticas sociales que enseñaran a los vecinos a disfrutar, respetar y compartir estos espacios que les ofrecen una segunda oportunidad en su vida.

La zona de Tres Barrios, formada por las barriadas de Madre de Dios, Los Pajaritos y la Candelaria, es otro de lo sectores del distrito que requiere una intervención similar a la realizada en la zona de Regiones Devastadas para, de ese modo, intentar asegurar unas mínimas condiciones de habitabilidad de sus vecinos. Como en el caso anterior, no era nada sencillo emprender una tarea que, además del consecuente aporte económico de las instituciones municipales, necesitaba del esfuerzo constante de los vecinos, verdaderos garantes de los procesos de reconversión de estos barrios.

Las 510 viviendas de titularidad pública de Los Pajaritos son las que se encuentran en un peor estado de conservación. Gracias al esfuerzo de los miembros de la plataforma vecinal ‘Tres Barrios-Amate' se ha conseguido la instalación de una oficina técnica, que estará en valor en los primeros meses de este año, con el fin de que realice un estudio en profundidad de la población, su situación económica y social, para así poder planificar una intervención que vendrá a dar lustre a unos edificios que, actualmente, se encuentran en un mal estado de conservación. A priori, la intervención a realizar en este barrio será de características similares a la planteada en el entorno de Regiones Devastadas, es decir, habrá que derruir los edificios para proceder a su nueva construcción. El primer paso de este proceso será el realojo de sus vecinos en viviendas cercanas para así facilitar las tareas de reconstrucción.

En el caso de Madre de Dios, ha resultado fundamental al colaboración con la Fundación ‘Forja XXI', organismo que busca la inserción laboral de los desempleados a través de la formación. Su presencia en el barrio ha permitido rehabilitar las fachadas de nueve edificios, gracias a un convenio firmado conjuntamente por la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Sevilla y los responsables de la propia fundación. Un proceso que se ha completado con la reurbanización de las calles del barrio y las mejoras urbanísticas enmarcadas dentro de las actuaciones previstas en el primer y segundo Plan de Barrios.

La barriada de La Candelaria, la tercera de las enmarcadas dentro de este grupo de viviendas en mal estado de conservación, también se ha visto beneficiada por los efectos derivados de las inversiones del Plan de Barrios. Las obras en esta zona se han centrado en mejoras en la vía pública y han permitido la renovación de las infraestructuras básicas, el pavimiento de gran parte de sus calles, la mejora de la accesibilidad de las personas con movilidad reducida o la instalación de zonas ajardinadas, mobiliario urbano y espacios destinados al recreo de los niños.

  • 1