Cofradías

Le piden 11 meses por atacar al Gran Poder

El fiscal solicita su ingreso en un centro psiquiátrico y que pague los 11.000 euros que costó reponer el brazo

el 03 feb 2011 / 14:08 h.

El supuesto agresor es trasladado por dos agentes tras prestar declaración.

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado una pena de 11 meses de prisión para el funcionario de prisiones que el pasado 20 de junio atacó la imagen del Gran Poder, rompiéndole uno de los brazos, como autor de un delito contra el patrimonio histórico y otro contra los sentimientos religiosos. No obstante, el fiscal pide en su escrito que la condena sea sustituida por el internamiento en un centro psiquiátrico al contemplar la eximente completa de anomalía psíquica. El fiscal también le reclama el pago de la reparación, que ascendió a 11.432 euros, y una multa de 4.500 euros.

Según el escrito de acusación del fiscal, Luis Carbajo Ordóñez, durante la misa de las 21.00 horas saltó una valla de madera y una vez a la altura de la talla, "agarró la túnica que la cubría dándole violentos tirones hasta desgarrar la prenda, para después zarandear la imagen tirando del brazo derecho, pretendiendo derribarla y ofendiendo así gravemente los sentimientos de muchos creyentes de la fe católica". El acusado logró arrancar el brazo y fue detenido por varias personas que estaban en el templo en ese momento.

Como consecuencia, la imagen sufrió "desperfectos en la espiga derecha del brazo articulado, un espigón grande del tronco, una galleta , así como pequeños fragmentos de policromía de la espalda, las caderas, las piernas y la peana que sustenta la talla". Unos daños cuya reparación ascendió a 11.432 euros, que fueron abonados por Mapfre.

El fiscal también explica que el acusado tenía gravemente "limitada" la conciencia, ya que "sufre un trastorno de ideas delirantes, parafrenia, con rasgos esquizoides y narcisistas, personalidad patológica paranoide, pensamientos psicóticos con ideas mesiánicas". Por ello, reclama que la pena le sea sustituida por el internamiento psiquiátrico.

En declaraciones a Europa Press, el hermano mayor del Gran Poder, Enrique Esquivias, aseguró que "hemos salido satisfechos, porque considerábamos, como ha hecho el fiscal, que se daba una agresión tanto al patrimonio como a los sentimientos religiosos". Esquivias, que declarará como testigo en el juicio, calificó de "lógica" la indemnización por los daños provocados.

  • 1