Local

Le piden 14 años por maltratar a su compañera embarazada

El fiscal pedirá el martes 14 años de cárcel y 8 de alejamiento para un hombre que mantuvo encerrada en su casa a su compañera embarazada, le impidió acudir al médico o ver a su familia, le negó la comida y la maltrató apagándole cigarrillos en las manos y clavándole un destornillador en una pierna.

el 16 sep 2009 / 03:31 h.

TAGS:

El Correo

El fiscal pedirá el martes 14 años de cárcel y 8 de alejamiento para un hombre que mantuvo encerrada en su casa a su compañera embarazada, le impidió acudir al médico o ver a su familia, le negó la comida y la maltrató apagándole cigarrillos en las manos y clavándole un destornillador en una pierna.

El escrito de acusación explica que el hombre encerraba a su compañera en su casa con tres cerraduras de las que sólo él tenía llave, la obligaba a caminar cabizbaja por la calle, a no mirar a nadie y a tumbarse en los asientos de su furgoneta para no ser vista. Entre el maltrato que le imputa figura una desnutrición que llevó a la mujer a perder 20 kilos en el embarazo y una alopecia por tirones del pelo y cortes obligados.

El fiscal mantiene que el acusado M.V.S. mantuvo una relación de cinco años con S.J.J., de 25 años, con quien vivía en la calle Arquitecto José Galnares del Polígono Sur. Las continuas agresiones que la mujer sufrió desde el comienzo de la relación "se incrementaron a partir de enero de 2008, cuando se quedó embarazada", según el fiscal, pues a partir de ese momento el acusado "no solo limitaba sus comunicaciones con sus familiares, sino que le impidió hablar con ellos, manteniéndola encerrada en la casa" mientras él la vigilaba.

En las pocas ocasiones en las que el procesado salía del domicilio, "cerraba por fuera con tres diferentes cerraduras", de cuyas llaves era el único poseedor.

También comenzó a pegar a su compañera de varias formas: arrastrándola por el pelo, clavándole un destornillador en la pierna, golpeándole con los puños y con un palo de aluminio y "apagándole cigarrillos en la mano".

Según el fiscal, si M.V.S. consentía en que su compañera saliera a la calle era acompañada por él y en esas ocasiones "la obligaba a bajar la cabeza y no mirar a nadie, le hacía entrar en su furgoneta y tumbarse en los asientos traseros para que nadie la viera" y, en caso de desobedecer, "la golpeaba con más fuerza".

El acusado no permitió a su compañera ir al médico en todo el embarazo alegando que "con el aspecto que tenía no podía llevarla al hospital" y no la dejaba comer, de forma que adelgazó hasta 20 kilos y sufrió desnutrición.

En el juicio que celebrará la Sección Cuarta de la Audiencia, la Fiscalía pedirá una indemnización de 4.420 euros para la joven por las consecuencias físicas y psíquicas del maltrato, que incluyen desnutrición, hematomas, mordeduras, quemaduras en las manos, alopecia y desnutrición.

  • 1