lunes, 22 abril 2019
07:51
, última actualización
Local

"Le preocupaba más el perro que su amiga Marta"

El Cuco nunca preguntó por ella cuando habló con su familia por teléfono desde el centro de menores.

el 10 feb 2011 / 20:42 h.

TAGS:

Aunque de la sesión de ayer se eliminaron las grabaciones telefónicas más "agresivas" para evitar dolor a la familia, a los padres y el abuelo de Marta les habían advertido de que se preparasen para lo peor. Su abogada, Inmaculada Torres, contó que más que palabras duras, lo doloroso había sido escuchar cómo el menor que se suponía amigo íntimo de la joven asesinada "no demuestra compasión por la familia de Marta ni ninguna pena por lo que le pasó a su amiga". "Le dice a su madre que se ponga en contacto con la familia de Samuel, pero no con la de Marta", aclaró la letrada, que indicó que la única vez que el menor la menciona es al contarle a su madre que en el centro de menores le han encontrado una cuchilla escondida en un zapato, cuando le dice: "siempre me estoy metiendo en líos, primero el follón de la Marta y ahora lo de la cuchilla".

"Muestra más sentimiento por un perro que por Marta", insistió la abogada, que precisó que el menor pregunta mucho por la mascota de la familia en esas conversaciones "y habla con el perro por teléfono", pero nunca menciona a Marta.
La abogada destaca que este comportamiento era incompatible con la amistad y el cariño que decía tener por la joven, en cuyas labores de búsqueda tampoco participó, sino que "desapareció" durante unos días.

En estas llamadas, el menor hablaba "lloriqueando y haciéndose la víctima, porque es su forma de hablar", según detalló la letrada de la acusación.

El padre de Marta, Antonio del Castillo, también se mostró dolido por la cantidad de veces que la madre le avisa de que los teléfonos están pinchados, sin preguntarle si sabe dónde está Marta. En su opinión, de las grabaciones se deduce que "los padres del Cuco saben todo lo que pasó y no quieren ni que el niño hable", algo que le "sorprende".

El Cuco tendrá una nueva oportunidad para expresarse el martes, en su derecho a la última palabra antes de que el caso quede visto para sentencia.

  • 1