Local

Le propinan una paliza cuando iba en bici por la pasarela de la Cartuja

Regresaba de su trabajo en bici por la pasarela de la Cartuja cuando dos hombres en moto se abalanzaron sobre él y le propinaron una paliza. Le quitaron un ordenador portátil, una cámara de fotos digital y 15.000 euros. La víctima, un hombre de unos 30 años, fue trasladado al hospital, donde recibió ocho puntos en la frente. La Policía Local investiga este inusual robo con violencia.

el 15 sep 2009 / 09:37 h.

TAGS:

M.J.Fernández / I.COmesaña

Regresaba de su trabajo en bici por la pasarela de la Cartuja cuando dos hombres en moto se abalanzaron sobre él y le propinaron una paliza. Le quitaron un ordenador portátil, una cámara de fotos digital y 15.000 euros. La víctima, un hombre de unos 30 años, fue trasladado al hospital, donde recibió ocho puntos en la frente. La Policía Local investiga este inusual robo con violencia.

Ramón tiene aún metido el miedo en el cuerpo. No sale de su asombro. No entiende que le dieran una paliza, pues asegura que ni si quiera le dio tiempo a resistirse. "Es la primera vez que me pasa algo igual", relata este propietario de un comercio del Centro. Los hechos se produjeron el pasado 18 de julio, cuando Ramón volvía a casa tras su jornada de trabajo. Como todos los días, tomó una bicicleta de Sevici hasta el parking de la Expo, donde suele dejar su coche aparcado para evitar los atascos del Centro. El suceso se produjo sobre las 21.00 horas a la altura de la pasarela de la Cartuja. "De repente se me echaron encima dos hombres que venían montados en una moto. No me dieron opción. Sin mediar palabra, me tiraron de la bici y empezaron a dar me patadas y más golpes en la espalda y, luego, por todo el cuerpo", relata atemorizada la víctima.

Le quitaron la mochila con todo lo que llevaba dentro:un ordenador portátil, una cámara de fotos digital y dinero en metálico del negocio, unos 15.000 euros, según denunció en la comisaría de Nervión al día siguiente del incidente. Y es que Ramón tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario donde le fueron tratadas las heridas y las magulladuras que le causaron los golpes. "Aún tengo dolores en la espalda y los brazos", apunta la víctima de este robo. Según explicó Ramón a los agentes de la Policía, los presuntos ladrones que le asaltaron "en plena calle y a plena luz del día" -pues a esa hora en julio aún no había anochecido- hablaban perfectamente español. Sin embargo, confesó que no pudo reconocer a sus agresores, pues dijo que éstos llevaban sus rostros tapados con los cascos de la moto. "Me dieron ocho puntos en la frente y aún tengo el cuerpo magullado", añadió.

un caso raro. El Grupo de Investigación de Nervión de la Policía Local, encargado del caso, trata de identificar a los posibles autores de este delito de robo con violencia. Hasta la fecha no se han producido identificaciones de supuestos responsables ni tampoco detenciones.

Fuentes policiales han destacado la peculiaridad de este robo con violencia. Afirman que se trata de un atraco "muy poco habitual" en la ciudad. Y es que, según argumentan los agentes de la Policía, no suele haber agresión en un robo si no hay una previa resistencia. Consideran, por tanto, que ha sido "excesiva" la agresividad con la que han actuado los presuntos ladrones en este hurto.

  • 1