Local

Lecciones de un Pleno terminal

el 29 abr 2011 / 19:45 h.

TAGS:

Las palabras de Rosamar Prieto-Castro recordaron a la advertencia de una profesora a una clase de alumnos problemáticos. "Hoy nos acompañan 20 universitarios. A ver..." Su clase empezó pronto. Primera lección: cuando decenas de sindicalistas son desalojados de un salón de plenos cantando "adiós con el corazón" y se reúnen luego con otros compañeros vestidos de mariscos y setas quiere decir que la relación entre la Corporación y sus sindicatos es muy mala y, sobre todo, que se han perdido las formas y el respeto a la clase política.

Segunda lección. Cuando una Corporación crispada se acaba, las despedidas no siempre son respetuosas. Vicente Flores quiso decir adiós. Y Monteseirín expresó su postura: "Vicente se va y Gregorio se queda, ojú". Como es habitual, estos comentarios derivan en gritos y acusaciones. "Debe respetar las decisiones políticas de una persona", le respondió Zoido. "Usted no puede pedir eso y luego entrar hasta la cocina de otros partidos sin ningún respeto", zanjó el alcalde.

Tercera lección. En esta campaña, las propuestas no se escuchan, hay demasiadas interferencias. Da igual lo que diga el orden del día, se habla de lo de siempre. Y Torrijos es tema estrella. "Aquí se presenta también el partido de la casualidad. En 2007 condenaron a nuestro número 7, ahora nos atacan por tierra, mar y aire...", reflexionó el portavoz de IU. Su coordinador local, José Manuel García, fue más irónico: "En el grupo me miran mal, soy el único no imputado. Y mira que hago méritos".

Y última lección: cuando el mandato se acaba, es hora de los deberes pendientes: la ordenanza de accesibilidad, la de prostitución, cambiar el Cess. Todo entre críticas de una oposición que reclama sitio para el siguiente gobierno. El alcalde, que evitó despedirse, se justificó: "Mi papel dura hasta el último momento. Quiero culminar los trámites, sin hacerle el juego a la derecha. Quiero que la ciudad se fije en el candidato socialista". Tanto es así que la de ayer fue sólo la penúltima. Balance de los estudiantes. En el ecuador de la sesión, Prieto-Castro hizo balance de sus alumnos. "¿Queda alguno?" Sólo una solitaria mano se alzó entre los asistentes.

  • 1