Cultura

Lecturas con cuerpo desde Sanlúcar

La rica tradición literaria alrededor del vino en Andalucía se enriquece una vez más con nuevas aportaciones. Esta vez, se trata de una colección de libros sobre los caldos de Sanlúcar, hermosamente ilustrados y firmados por autores de fuste como José Manuel Caballero Bonald, Julio Manuel de la Rosa y Miguel García-Posada, bajo el cuidado del editor Pedro Tabernero.

el 16 sep 2009 / 06:37 h.

La rica tradición literaria alrededor del vino en Andalucía se enriquece una vez más con nuevas aportaciones. Esta vez, se trata de una colección de libros sobre los caldos de Sanlúcar, hermosamente ilustrados y firmados por autores de fuste como José Manuel Caballero Bonald, Julio Manuel de la Rosa y Miguel García-Posada, bajo el cuidado del editor Pedro Tabernero.

Caballero Bonald abre esta coqueta colección, editada bajo los auspicios de las bodegas Pedro Romero, con el volumen dedicado a la manzanilla, en el que los textos se acompañan con medio centenar de ilustraciones de Roberto Sánchez Terreros. "La manzanilla", explica el escritor jerezano, reincidente en la divulgación de esta joya líquida gaditana, "ha servido en cierta medida de símbolo unitario de los vinos andaluces. Su protagonismo en ferias, colmaos, verbenas y demás festejos populares ha auspiciado una amplísima representación del vino sanluqueño por excelencia en el arte y la literatura de índole costumbrista".

Y prosigue Caballero: "Dicen los enólogos que son los microorganismos que llegan de Doñana los que se incorporan al mosto procedente de las viñas aledañas para convertirlo en manzanilla. Otro maravilloso regalo del edénico Coto de Doñana, siempre presente en la otra orilla del Guadalquivir", explica el autor de Dos días de septiembre y Campo de Agramante.

La segunda entrega, a cargo del sevillano Julio Manuel de la Rosa junto al arte de José Antonio Loriga, se ocupa del antiguo y célebre arte del brandy. Narrando una visita a las bodegas sanluqueñas de Pedro Romero, el escritor se presenta como un profano curioso que va descubriendo el paciente proceso de elaboración de esta bebida. "Toda esta minuciosa y lentísima alquimia transcurre en el interior de la bodega, en un ámbito cerrado, atravesado por misteriosas luces cambiantes. En una bodega, donde como en una caracola olorosa parece que se oye el rumor del mar, todo es interior, sometido a una percepción del tiempo desconocida para el hombre de la calle".

"El olor", dice más adelante De la Rosa, "es el aroma, nada brusco por cierto, más bien sutil, que no es instantáneo como el de una adolescente azorada. Aroma pensado para las distancias cortas, que va creciendo poco a poco, conforme aumenta la intimidad, igual que en el juego amoroso con una mujer madura enemiga del zarpazo de un tigre en celo. Sabor sinónimo de suavidad", concluye el autor de Guantes de seda.

Finalmente, el crítico y escritor Miguel García-Posada se ocupa en la tercera y última entrega de los vinos viejos sanluqueños, apoyando sus textos sobre unos bellos dibujos de Daniel Rosell. "Las bodegas de Sanlúcar tienen algo o mucho de catedrales: suelen ser amplias en contraste con la precariedad de los espacios que pregonan los tiempos. Umbrosas y espaciosas, todo en ellas parece estar destinado al cumplimiento de un gran rito, de una ceremonia litúrgica".

El sevillano, que evoca en su discurso a Eduardo Marquina, a Antonio Machado, Rafael Alberti, Omar Khayyam, Baudelaire, Federico García Lorca y Jorge Luis Borges entre otros poetas, llega a la conclusión de que "las bodegas destierran la metafísica, su umbrío silencio invita al recogimiento y la oración, aunque sea una oración a los dioses no importa que antiguos, y su intenso olor, la soledad cubista de sus pasillos".

El editor Pedro Tabernero explica que se trata de una colección de número indeterminado, "que se irá haciendo poco a poco", como el propio vino. "Después de trabajar mucho con el aceite de oliva, me pareció muy interesante recibir de las bodegas Pedro Romero un encargo sobre otro fenómeno muy amplio y muy andaluz", recuerda. "Nuestra intención ha sido aportar una iconografía del vino y de su proceso, además de ofrecer una pequeña visión de Sanlúcar en distintas épocas, con la ciudad, el Coto, las fiestas... Hacer una apuesta múltiple y didáctica, pues cada libro incluye información sobre los procesos de elaboración y las clases de vino".

  • 1