Deportes

León, Noguès y Juanito piden unión y apoyo a la afición bética para el partido ante el Almería

Después de la tormenta siempre viene la calma, así que el Betis olvidó ayer los desagradables incidentes del lunes y solicitó unidad a su afición a través de sus tres máximos representantes: el presidente, el entrenador y el capitán. Juanito, por cierto, habló en tono de casi despedida.

el 16 sep 2009 / 02:38 h.

Después de la tormenta siempre viene la calma, así que el Betis olvidó ayer los desagradables incidentes del lunes y solicitó unidad a su afición a través de sus tres máximos representantes: el presidente, el entrenador y el capitán. Juanito, por cierto, habló en tono de casi despedida.

El Betis reaccionó bien al ataque que sufrieron algunos de sus futbolistas tras el entrenamiento de anteayer y mandó a sus tres figuras más representativas, excepción hecha de Manuel Ruiz de Lopera, para que zanjasen el asunto. El presidente, José León, leyó un comunicado en el que condenó los hechos y requirió del beticismo "la unidad que ahora se necesita". El entrenador, Josep Maria Noguès, también desaprobó la violencia y prometió que el equipo intentará ganar al Almería para "reconciliarse" con la hinchada. Y el capitán, Juanito, reafirmó el compromiso de la plantilla y defendió a los canteranos, que a su juicio son denostados de forma "injusta". El discurso del central, cuyo contrato expira dentro de un mes y medio, sonó a despedida.

El primero en aparecer fue el presidente, que se limitó a leer un comunicado. "El Betis quiere condenar los lamentables hechos acaecidos [...] y que fueron protagonizados por un minúsculo grupo de aficionados. [...] la violencia es inadmisible e inaceptable y debemos centrarnos en mantener la unidad entre todos [...]. Solicitamos a la afición la unidad que ahora se necesita, descartando la presión que en estos momentos padecen nuestros profesionales", indica la nota, que concluye: "Si todos remamos en la misma dirección, siempre será más fácil obtener los triunfos".

Acto seguido fue el turno del entrenador. Noguès empezó lamentando los sucesos del lunes: "La afición tiene motivos para estar enfadada, pero de ahí a los insultos y el lanzamiento de objetos... La plantilla está incómoda, pero fueron diez o doce personas que no representan a la afición del Betis. Nosotros debemos estar centrados en nuestro trabajo para reconciliarnos con nuestra afición el domingo. Ojalá al final del partido haya aplausos mutuos", deseó el técnico.

CONFESIONES DE JUANITO

El último, y no menos importante, fue el capitán. "Entiendo que puede haber cierta crispación y que la gente no esté contenta, pero debemos estar centrados en ganar un partido y no caer en el pozo de Segunda, que sería lo peor para todo el mundo. Necesitamos el apoyo de todos. No es fácil jugar en estas condiciones, y los jugadores no estamos dando el nivel que se espera de nosotros, pero tenemos que unirnos. Nosotros somos los que debemos estimular a la gente. Si la afición quiere protestar, que proteste; es soberana", insistió Juanito.

El capitán se mostró especialmente dolido con el hecho de que el final de su contrato le haga ser una de las dianas más atacadas, igual que los canteranos en general. "No me gustaría haber llegado así, pero me veo un poquito con el culo al aire. La gente puede pensar que no me juego nada, pero es incierto, he dado la cara y he jugado muchos partidos lesionado. Y con Arzu igual. La gente se cansa de ver las mismas caras, eso es lógico y respetable pero no es justo. Nos duele porque somos de la casa y somos más maltratados", dijo.

A partir de ahí, Juanito reflexionó sobre su etapa en el Betis como si tácitamente admitiese que ha terminado. "Ahora no me siento muy querido aquí, pero así es el fútbol. La gente se va a quedar con lo último, y llevamos unos años en que el equipo no está respondiendo. Ese reconocimiento llegará más tarde", auguró el internacional, que ni valoró las opiniones de "dos o tres charados". "A veces damos demasiado bombo a opiniones descerebradas que no son el sentir de la mayoría", denunció Juanito, que acabó hablando del presente y el futuro de un club muy castigado: "No tengo la llave de que el Betis esté bien o mal. No es tan fácil. Mandan los resultados, y los cuatro últimos años no son buenos. No son realmente malos porque no hemos descendido, pero no son los que esperábamos, y esos resultados son los que te van a dar la tranquilidad para arreglar otros aspectos que podrían mejorar el club".

  • 1