Deportes

León Sánchez gana en una etapa de exhibición del Caisse D'Epargne

Luis León Sánchez acabó en solitario la séptima etapa del Tour. Jornada dura de 159 Kilómetros entre Brioude y Aurillac, con cinco puertos menores que no trajo grandes cambios en la general.

el 15 sep 2009 / 07:48 h.

El paisano de Alejandro Valverde acabó en solitario la séptima etapa del Tour de Francia. Jornada dura de 159 Kilómetros entre Brioude y Aurillac, con cinco puertos menores que no trajo grandes cambios en la general, en la que sigue mandando Kirchen con seis segundos de ventaja sobre Evans.

Dedos al cielo en memoria de su hermano. Luis León Sánchez le dedicó la victoria a su familiar muerto hace tres años en un trágico accidente de moto. Con este triunfo, el murciano sitúa a España en una posición de privilegio en el apartado de victorias de etapa, ya que los españoles suman más de cien victorias.

Luis León Sánchez (Caisse D'Epargne), campeón de España contrarreloj, conquistó la séptima etapa del Tour de Francia con una exhibición en solitario en los últimos cuatro kilómetros que hizo inútil la persecución del grupo de favoritos, entre los que se encontraba el líder, Kim Kirchen (Columbia), que conservó la prenda dorada en una jornada muy movida.

Luis León, de 24 años, remató de la manera más brillante posible su primera victoria en el Tour. Entró en solitario, con un puñado de segundos de ventaja, suficientes para clavar la mirada en el cielo y acordarse de su hermano fallecido. Después de un esfuerzo final de 4 kilómetros, con los favoritos en su busca y captura, llegó feliz a Aurillac con un tiempo de 3h.52.53, después de cubrir la distancia de 159 kilómetros que separaba esta localidad de Brioude, punto de partida de la carrera.

El corredor de Mula (Murcia), logró la segunda victoria española de la presente edición y sucedió en el palmarés a Eduardo Chozas, último ganador en Aurillac, en 1985. Adelantó en meta al alemán Stefan Schumacher y al italiano Filippo Pozzatto, que dieron paso a 6 segundos a un grupo con enorme presencia española, ya que Valverde fue quinto, Pereiro sexto, Samuel Sánchez séptimo y Josep Jufré octavo.

Fiesta en el Caisse D'Epargne con Luis León, Valverde y Pereiro abrazados en la meta. Emoción para un corredor alto, de 1,87, que rueda como pocos y que ha vivido sinsabores en la profesión. "A veces me dan ganas de bajarme de la bicicleta, pero estas cosas te recompensan", dijo el ganador, que firmó su novena victoria desde su debut profesional en 2004, y la tercera de la temporada. En la París-Niza ya dejó su sello antes de ponerse el maillot de campeón nacional en Talavera.

Kirchen sigue de líder. La general se mantuvo con Kim Kirchen al frente. El australiano Cadel Evans, a 6 segundos y el alemán Stefan Schumacher, a 16, componen el podio provisional. Denis Menchov es quinto a 1.03 minutos, Valverde ganó dos puestos y es sexto a 1.12 y Oscar Pereiro, décimo a 1.21 cierra el 'top ten' español. Samuel Sánchez y Carlos Sastre, ambos en progresión, ocupan los puestos 11 y 12 respectivamente a minuto y medio.

Una Jornada movida, con numerosos intentos de fuga desde el principio y los favoritos implicados en movimientos tácticos de riesgo. Siempre con protagonismo de Luis León Sánchez, que participó de una primera aventura seria con 30 corredores, donde iban los ilustres, menos Cunego. Después de 25 kilómetros fueron alcanzados.

No duró la tranquilidad, pues en el ascenso al Col D'Entremont (puerto de segunda, km 101), el campeón de España contrarreloj arrancó de nuevo llevándose a rueda a los españoles Josep Jufré y David de la Fuente, dos hombres del Saunier y el italiano Vincenzo Nibali (Liquigas), a 3 minutos de Kirchen en la general, por lo tanto peligroso. Cuatro rodadores dispuestos a dejarse la piel por un puñado de gloria.

De la Fuente, premio a la combatividad del Tour 2006, perdió el contacto con sus compañeros de fuga al perder el control de la bicicleta. El cántabro dio el susto ante la amenaza de caída por un barranco. Enganchó de nuevo y el buen entendimiento del cuarteto les permitió coronar el Pas de Peyrol (puerto de segunda, km 117) con 55 segundos de ventaja sobre el intercalado Mikel Astarloza (Euskaltel) y 1.3 con respecto al pelotón.

Hasta la meta dos trabas, la Cota de Saint Jean de Donne (puerto de tercera) y un pelotón que volaba con el Columbia quemando las naves por su líder, Kim Kirchen. En el descenso de la tachuela Pereiro estiró el grupo hasta romperlo en varios sectores. Los jefes juntos y los escapados reintegrados. Pocas opciones para el despegue.

Pero el Caisse D'Epargne contaba con varias balas en la recámara. Otra vez el murciano Luis León se atrevió a soltar el envite. Esta vez el definitivo, que se convirtió en un órdago con un esprint de 4 kilómetros que sólo rodadores de su condición son capaces de soportar.

Ni una mirada atrás, la gloria esperaba a un ciclista que debía una alegría a una parte del cielo donde reposa un ser querido, su hermano mayor, la persona que le ayudó en todo y que dejó la vida en un accidente de moto. Un "golazo" para el hermano de un futbolista del Levante. La saga de deportistas de los León Sánchez.

Ya espera la pesada octava etapa entre Figeac y Toulouse (172,5 kms), puerta a los temidos Pirineos.

  • 1