domingo, 17 febrero 2019
06:00
, última actualización
Local

Les absuelven de prostitución tras pasar un año en la cárcel

El fiscal pedía para los cuatro acusados penas de 13 años de prisión.

el 12 jun 2010 / 20:34 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha absuelto a cuatro ciudadanos rumanos acusados de prostituir a la fuerza a una compatriota, un presunto delito por el que pasaron un año en prisión provisional dado que el fiscal pedía para ellos condenas de hasta 13 años y 9 meses de cárcel.

 

La sentencia de la Audiencia absuelve a los acusados por las contradicciones de la denunciante y porque, según los testigos que regentaban el pub de Alcalá de Guadaíra donde trabajaba, la mujer no presentaba lesiones y no era golpeada ni coaccionada para que ejerciera la prostitución. Los cuatro acusados -dos hombres y dos mujeres- se encontraban en prisión desde el 11 de junio de 2009, por lo que la sentencia ordena su inmediata salida de la cárcel.

Los hechos probados indican que el acusado D.D. -para quien el fiscal pidió 13 años y 9 meses de cárcel- conoció en abril de 2009, en la localidad rumana de Braila, a una mujer de 31 años a la que propuso irse con él a trabajar a España, sin precisar el tipo de labor que iba a desempeñar.

El 22 de abril de 2009 viajaron en autobús hasta Sevilla y se instalaron en Dos Hermanas, primero una semana en casa de una hermana de D.D. y luego en el domicilio de otro hermano, donde vivían otras dos mujeres que ejercían la prostitución en un club de Alcalá de Guadaíra. La supuesta víctima fue con estas dos mujeres al citado pub y allí, al menos en dos ocasiones, mantuvo relaciones sexuales con clientes, según la sentencia.

La absolución se basa en que la denunciante se encuentra el paradero desconocido y no acudió al juicio, tras estar un tiempo acogida en el Colegio de las Adoratrices y luego en el Servicio de Acogida de Indigentes del barrio de la Macarena. Además, sus declaraciones en fase de instrucción fueron "farragosas" y con "contradicciones insalvables" sobre las personas con las que mantuvo relaciones sexuales, sus denuncias de estar amenazada y la forma en que se escapó del pub.

Además, la denunciante aseguró que la acusada V.M. guardaba cocaína en su vivienda y que todos los días la consumía, pero en el registro realizado por la Policía con ayuda de perros adiestrados no se encontró droga.

"También sorprende" que un testigo dijera que la denunciante tenía lesiones en un hombro pero la Policía "no observó lesión alguna en la testigo de cargo", según los jueces, que consideran que en el caso concurren "dudas razonables que obligan al dictado de una sentencia absolutoria". Junto a la pena de cárcel, los acusados se han visto libres del pago de 6.000 euros a la denunciante por el daño moral causado.

  • 1