Local

Les piden 22 años por robar a clientes de prostitución y chantajearles

El juzgado penal 12 de Sevilla enjuiciará el próximo 9 de septiembre a un hombre y dos mujeres, que se enfrentan a condenas de hasta 22 años y medio de cárcel por narcotizar y robar a clientes de prostitución y luego hacerles chantaje con la amenaza de que se lo contarían a su familia.

el 16 sep 2009 / 07:16 h.

TAGS:

El juzgado penal 12 de Sevilla enjuiciará el próximo 9 de septiembre a un hombre y dos mujeres, que se enfrentan a condenas de hasta 22 años y medio de cárcel por narcotizar y robar a clientes de prostitución y luego hacerles chantaje con la amenaza de que se lo contarían a su familia.

El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Efe, afirma que los acusados se pusieron de acuerdo para insertar anuncios de prostitución en la prensa de Sevilla y, una vez citados con el cliente, le llevaban a un hotel y allí le ofrecían una copa en la que previamente habían disuelto un medicamento "con propiedades sedantes e hipnóticas".

Cuando el cliente se dormía, las dos acusadas P.C.C. y A.M.R.C. le quitaban el dinero y las tarjetas de crédito, y el acusado P.G.T. las pasaba por datáfonos inalámbricos que había contratado, haciendo cargos en las empresas ficticias que había asignado a los mismos y obteniendo así el importe de las transacciones.

El fiscal imputa a los acusados al menos seis robos de estas características, en algunos de los cuales además se pusieron en contacto con los clientes de prostitución para exigirles "en tono conminatorio e imperioso" que pagasen los servicios recibidos, pues en caso contrario se lo contarían a su familia y compañeros de trabajo.

Junto a las penas de cárcel por delitos de robo violento, amenazas y contra la administración de Justicia, el fiscal pedirá en el juicio que los acusados indemnicen a sus víctimas en 1.120 euros, 439, 2.425, 900 y 2.500 euros, que fueron las cantidades de las que se apropiaron.

El letrado Eduardo Barrales, que defiende a la imputada P.C.C., solicita la absolución de esta mujer pues estaba enamorada del acusado, que es policía de profesión, y la tenía "subordinada" aunque posteriormente ha interpuesto contra él denuncias en el Juzgado de Violencia de Género.

El primer robo que les imputa el fiscal ocurrió el 24 de octubre de 2006, cuando J.C.G.M. contactó con las dos prostitutas que se anunciaban en prensa y se citó con ellas en un bar de la calle Menéndez y Pelayo, luego se dirigieron a un hostal cercano y allí las acusadas le narcotizaron y robaron 200 euros en metálico y 1.120 euros a través de su tarjeta.

El 10 de noviembre de 2006, el robo tuvo lugar en Torremolinos (Málaga), donde la acusada A.M.R.C. contactó con un hombre en un bar, lo condujo a la habitación de un hotel y allí le administró una copa de champán con el citado medicamento.

En este caso, además de usar sus tarjetas de crédito, utilizaron la de unos grandes almacenes para comprar objetos y firmar una financiación de 98 euros en 18 cuotas.

El 14 de noviembre de 2006, la acusada P.C.C. entabló conversación en el centro comercial Plaza de Armas de Sevilla con A.R.R. y le ofreció sus servicios sexuales, se dirigieron a los apartamentos Resitur y allí, tras adormecerle, se apropió de 130 euros en efectivo e hizo un gasto con su tarjeta de 309 euros.

Como consecuencia del medicamento, una de las víctimas pasó un día en observación en un hospital y luego denunció a los acusados, por lo que P.G.T. le llamó por teléfono y le advirtió de que "por su bien debía quitar la denuncia, pues tenían todos sus datos de identidad".

  • 1