martes, 18 diciembre 2018
16:09
, última actualización
Local

"Les quitamos las bombas y ahora les quitaremos los votos"

Rubalcaba interviene en un emotivo mitin en San Sebastián mientras Alfonsio Guerra pide que no le resten méritos al Gobierno ante el que ETA se "rindió".

el 22 oct 2011 / 12:26 h.

TAGS:

El abandono de las armas por parte de la banda terrorista ETA sigue provocando profundos movimientos políticos. Ayer fue un día marcado de nuevo por un mitin socialista en San Sebastián donde el candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió a los demócratas "quitar los votos" a los abertzales tras haberles "quitado las bombas"; y también por nuevas declaraciones del candidato del PP, Mariano Rajoy, reclamando serenidad; así como por una nueva marcha soberanista en Bilbao.

Rubalcaba señaló así que la paz "ha llegado tarde", "casi 50 años tarde para gente que fue asesinada por nada y para nada", pero se felicitó "por las víctimas que ya no lo serán". Asimismo, destacó en un encuentro marcado por las lágrimas de alegría que vertieron históricos militantes que ha sido el pueblo vasco "el gran actor de la victoria" sobre ETA.ç

En un acto que contó con las intervenciones del lehendakari, Patxi López, y del exalcalde de San Sebastián Odon Elorza, Rubalcaba expresó: "Les hemos quitado las bombas y a partir de hoy tenemos que quitarles los votos con la fuerza de la democracia", antes de añadir que el fin de la violencia "no la han traído ellos, la hemos traído los que la hemos combatido". "La democracia no se funda en Euskadi cuando vienen ellos. La conquistamos hace muchos años los partidos democráticos. No van a escribir la historia de los años del horror ni la historia del final de los años del horror", agregó.

Igualmente, señaló que hoy estamos más cerca de "convivir en libertad" de lo que "lo estábamos ayer" y señaló que las próximas elecciones generales del 20-N serán los primeros comicios "libres" en Euskadi.

Rubalcaba, que abogó por "no bajar la guardia, ni abandonar la unidad u olvidar a las víctimas" tras el anuncio del cese definitivo de los atentados, previó que la inminente campaña electoral "será tranquila y libre" y ha destacado que los próximos comicios son claves y "de los más importantes" después del año 1977 por lo que "nos jugamos".

Pero si el candidato -y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no habló ayer- han atribuido la "derrota" de ETA al conjunto de la sociedad, el cabeza de lista socialista por Sevilla para el 20-N, Alfonso Guerra, quiso recordar que parte del mérito le corresponde al Gobierno y a su partido: "Por más que se empeñen algunos, no podrán ocultar que ETA se rinde bajo un Gobierno socialista y, precisamente, el que en los últimos años más ha trabajado para acorralar a la banda es ahora el candidato del PSOE", en alusión a Rubalcaba y su papel como ministro del Interior.

En contraste, Mariano Rajoy reclamó ayer "moderación y serenidad" ante el cese definitivo de la lucha terrorista por parte de ETA para no "hacerle la campaña a Bildu". Durante su intervención en un mitin en Cerdanyola del Vallès, empleó el discurso moderado como durante su primera reacción al anuncio de la banda el jueves y reclamó aparcar "debates estériles, especulaciones, frivolidades y ocurrencias".

Entretanto, uno de los colectivos de víctimas de ETA más numeroso, los guardias civiles, se concentraron en Vitoria convocados por La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) para denunciar la "amenaza y vejación" a las que les "somete" Bildu y afirmaron que tras el comunicado de ETA "no va a cambiar" la actitud de la coalición.

  • 1