Local

Liberada tras 18 meses secuestrada por su marido

La mujer, de origen magrebí, sólo podía acceder al baño y la cocina.

el 29 mar 2010 / 19:36 h.

TAGS:

Silencio por la mujer muerta en Atzaneta (Castellón).

Los Mossos d'Esquadra liberaron ayer a una mujer de 27 años que ha estado encerrada en su casa durante los últimos 18 meses, según confirmó ayer la Policía catalana. Según informaron los Mossos, la víctima estaba encerrada en los bajos de un edificio de la calle Joan Fiveller, que compartía con su marido.

El presunto agresor tenía 39 años y sólo la dejaba pasar al baño y a otra habitación. El pasado jueves 25 de marzo, agentes de la comisaría de Viladecans recibieron un aviso de que una mujer podría estar encerrada en la casa. Al llegar al lugar de los hechos y acceder al domicilio encontraron a la joven en una habitación. La víctima únicamente tenía acceso al lavabo y a la cocina de la casa y el resto de estancias estaban cerradas con cadenas. Los Mossos requirieron la presencia de un intérprete porque la mujer, de origen magrebí, no se expresaba ni en catalán ni castellano. La víctima les aseguró que su marido la había mantenido encerrada en la casa durante los últimos 18 meses.

La mujer fue trasladada al Hospital de Viladecans donde le hicieron un reconocimiento médico y posteriormente los servicios sociales del Ayuntamiento de la localidad se hicieron cargo de ella y le facilitaron el ingreso en una casa de acogida.

Los Mossos d'Esquadra consiguieron detener la madrugada del pasado sábado 27 de marzo al marido de la víctima, Mohamed C., al que acusan de detención ilegal, pero la titular del juzgado de instrucción número 7 de Gavà dejó ayer en libertad provisional con cargos al hombre, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). La jueza ha dictado como medidas cautelares la necesidad de que el acusado se presente cada 15 días en el juzgado y le ha retirado el pasaporte. Además de las declaraciones del detenido y de su mujer, la titular del juzgado también tomó declaración a algunos testigos.
Violencia género. Mientras, el delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente, atribuyó ayer la "infrautilización" de los brazaletes GPS para maltratadores a "distintos factores" entre los que destacó la información que reciben los jueces sobre el caso de violencia de género, la confianza que suscite en los magistrados el dispositivo y el hecho de "no creer" que la situación es lo suficientemente grave como para imponer esta medida cautelar.

Lorente explicó que en la actualidad, de los 3.000 dispositivos que el Gobierno puso a disposición de la Justicia para imponerlo en aquellos casos de malos tratos que se considerasen de riesgo extremo para la víctima, sólo está funcionando en torno a un 9%. "Los jueces actúan según se les informa y hay diferentes niveles de información, desde el atestado policial, que ya incluye la valoración del riesgo, hasta las propias actuaciones judiciales", apuntó Lorente, para quien "es importante que a todos los niveles se lleve a cabo una buena investigación para aportar la información necesaria que necesitan los jueces para tomar decisiones". "No es un problema de una de las partes, sino un problema de conjunto", apostilló.

Lorente incidió en que "hay que seguir informando" porque "más que falta de concienciación, lo que hace falta es informar sobre las características de la violencia, los recursos disponibles y la adecuación de los mismos a las circunstancias concretas". En este sentido, insistió en que proteger a las mujeres es crear un "contexto de seguridad" a su alrededor.

  • 1