Local

Liberan a un bebé retenido para obligar a su madre a prostituirse

La Policía lo ha liberado en una operación en que han sido detenidas seis personas de nacionalidad nigeriana, pertenecientes a una organización internacional.

el 29 mar 2011 / 10:44 h.

TAGS:

El bebé fue localizado en un piso de la calle Guadiamar, en la barriada Pedro Salvador.

La Policía llevaba desde diciembre del año pasado detrás de una organización internacional que traía mujeres desde Nigeria para prostituirlas. Entonces no imaginaba que en uno de los registros localizarían a un bebé de dos años que la red tenía secuestrado para obligar a su madre, que se encuentra en Italia, a prostituirse. El pequeño está en buen estado y ya se encuentra a disposición del Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía a la espera de poder devolvérselo a su madre. La operación se ha saldado con seis detenciones, más una séptima persona de la que aún se desconoce su relación con la trama, y tres mujeres liberadas. Los detenidos ya se encuentran en prisión.

La Policía, que considera que con estas detenciones la red está desarticulada en Sevilla, entró y registró cuatro viviendas de la ciudad. Fue en un piso de la calle Guadiamar, en la barriada de Pedro Salvador, donde localizaron al niño que era cuidado por tres personas. El resto de registros se realizaron en la calle Ciudad Alfafar, en el Parque Alcosa; calle Libra, en Madre de Dios; y en Orotava, en el Polígono Norte.

Todos los detenidos en Sevilla son de origen nigeriano y tenían una perfecta organización jerárquica, con un reparto de funciones muy claro. Además, contaban con el apoyo de varios controladores localizados en los países de transito entre Nigeria y Europa (Mali, Costa de Marfil, Senegal, Libia, Argelia y Marruecos). Los componentes de la red captaban a las chicas en el citado país africano con la promesa de conseguirles un buen trabajo remunerado en España y regularizar su situación. Todas ellas tienen en común que pertenecen a estratos sociales de bajo nivel económico, con lo que lograban así convencerlas de que iban a lograr un futuro mejor.

Sin embargo, luego les reclamaban 50.000 euros por traerlas a Europa, y les obligaban a ejercer la prostitución en la calle para poder pagar la deuda. Las chicas eran amenazadas y coaccionadas, para lo que incluso la organización llegaba a utilizar técnicas de magia negra, como el vudú, para someterlas.

La investigación se inició a principios de diciembre del año pasado, tras tener conocimiento de la existencia de esta trama. Una vez localizados los pisos en los que tenían recluidas a las chicas, la Policía solicitó la pertinente orden judicial para acceder a las viviendas y proceder a las detenciones y registros. Esto permitió liberar a tres mujeres, aunque las investigaciones en el ámbito nacional e internacional continúan para poder rescatar al resto de las víctimas. No obstante, la Policía asegura que se está encontrando con muchas dificultades, ya que casi todas las mujeres tienen miedo a denunciar por temor a las represalias.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia que decretó el ingreso en prisión por los delitos de trata de seres humanos, contra los ciudadanos extranjeros y pertenencia a banda organizada. A tres de ellos, además, se le imputa un delito de secuestro. Al séptimo se la ha imputado un delito de estancia irregular y aún se está investigando si pertenece a la banda.

Una de las mujeres fue violada y obligada a abortar

Si la vida que les esperaba en España no tenía nada que ver con lo que les contaron, tampoco el camino hacia Europa fue nada fácil. Según la Policía Nacional, las chicas realizaron un extenso y duro viaje para cruzar el continente africano. Numerosos días en los que incluso llegaron sufrir vejaciones sexuales por parte de los miembros de la red que las trasladaban. Los agentes encargados de la investigación incluso han llegado a saber que una de las mujeres a las que violaron se quedó embarazada, tras lo que fue obligada a abortar por la organización.

Los traslados por África se hacían en diferentes medios de transportes como todoterrenos, aunque en más de una ocasión las mujeres tuvieron que hacer gran parte del recorrido a pie. Un trayecto en el que tuvieron que cruzar diversas fronteras hasta llegar a Argelia o Marruecos, países desde donde llegaban a Europa entrando por España o Italia. Para ello, empleaban a los mediadores que le facilitaban el paso por los diversos países. Lo que la Policía desconoce por ahora es si las mujeres llegaban a Europa en patera, que es lo más probable, o si utilizaban algún otro medio de transporte para cruzar el estrecho.

En la operación, que se llevó a cabo entre el 15 y el 18 de marzo, ha intervenido la Unidad Central Contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, junto con la Comisaría General de Extranjería. Aunque la Policía da por desarticulada la organización en Sevilla, tampoco descarta nuevas detenciones. A nivel nacional e internacional la operación sigue abierta y se desconoce desde cuando puede estar operando esta red y cuántas mujeres pueden estar trabajando bajo las órdenes de la misma. Tampoco se ha podido averiguar, por ahora, cuánto dinero han podido recaudar a costa de prostituir a estas chicas. Lo que sí confirmó ayer la Policía Nacional es que en los registros de las cuatro viviendas no se localizaron armas.

 


  • 1