domingo, 24 marzo 2019
12:08
, última actualización

Libres tres menores de la presunta violación de una chica en Écija

El Juzgado de Menores de Sevilla ha absuelto a tres jóvenes de Écija de un presunto delito de violación del que les acusaba una menor vecina de la ciudad, si bien dos de ellos han sido condenados a ocho meses de libertad vigilada por "tocamientos" en el trasero a otra menor del grupo.

el 11 feb 2010 / 21:08 h.

No obstante, los jóvenes anuncian que denunciarán a su vez a la niña "por presunta denuncia falsa" y por el daño moral sufrido.

Según el abogado Fernando Osuna, que defiende a los tres chicos, menores de edad, la sentencia demuestra los argumentos que ya esgrimió su bufete en el juicio: "que la denunciante mentía, que su testimonio era contradictorio y que los médicos y testigos no certificaron agresión sexual alguna". El letrado considera que los chicos, de 15 y 16 años en el momento de los acontecimientos -2008-, han visto manchada su reputación y piden ahora una reparación moral. "Fueron detenidos por la Policía y trasladados a Sevilla para ser interrogados durante varias horas", relata Fernando Osuna.

Pese al resultado favorable a sus defendidos, el letrado califica el proceso de "pesadilla" para los chicos "que han sufrido muchísimo, se han visto envueltos en unos hechos que al final no han resultado ser constitutivos de violación de una menor". El daño social, sobre todo, preocupa mucho a Osuna, que se queja que "en su entorno fueron tachados como violadores, han tenido que dar muchas explicaciones, han sido mirados con recelo en el pueblo y cargados con una fama inmerecida, soportando una carga emocional muy grande durante más de dos años".

También los familiares de los chavales han pasado "muchas noches sin dormir, con la angustia de cómo quedaría todo esto", asegura Osuna. En similares términos se expresa Margarita S., madre y tía de dos de los chicos, que asegura haber necesitado atención psicológica durante estos años. "Creía que me moría cuando me dijeron que iban a detener a mi hijo", afirma.

"Menos mal que se hizo el examen del médico forense que demostró que no ha habido nada", apunta Margarita. Ese examen, el testimonio de los testigos y las contradicciones que, según el letrado, se observaron en el testimonio han "desmontado la versión de la menor".

"Se nos ha hecho mucho daño", declara Margarita, que asegura que ha tenido que soportar comentarios en la barriada de El Valle, donde vive, "mordiéndome la lengua para no revelar que estaban hablando de mi hijo".

  • 1