lunes, 10 diciembre 2018
14:36
, última actualización
Cofradías

Limosna de Martes Santo en San Esteban

La hermandad crea este año la figura del nazareno limosnero, que pedirá al público ayuda para la bolsa de caridad

el 02 abr 2012 / 19:37 h.

Las cofradías sevillanas también ofrecerán este año su estación de Penitencia para que los sevillanos superen cuanto antes la actual crisis que tanto daño está haciendo en muchos hogares. Las bolsas de caridad de muchas hermandades no pueden atender todas las peticiones ante la elevadísima demanda de asistencia social. Por ello, en la hermandad de San Esteban han ideado una nueva figura en el cortejo que procesionará hoy hacia la Catedral -si la lluvia lo permite- que solicitará limosna entre el público que acuda a presenciar la cofradía para destinarla íntegramente a la ayuda social de la corporación del Martes Santo.

Los limosneros, como así han sido bautizados en la cofradía de San Esteban, han tenido tan buena aceptación entre los hermanos que aunque en principio sólo procesionarían dos -uno en cada paso- finalmente serán ocho. Cuatro acompañarán al Señor de la Salud y Buen Viaje y los otros cuatro, a la Virgen de los Desamparados. Jesús Creagh, comisionado de la hermandad de San Esteban, explicó que la salida de los nazarenos limosneros no significa la recuperación de una tradición antigua de la hermandad, sino que es una de las novedades de la Semana Santa y que se hará por primera vez para intentar paliar, en la medida de lo posible, la grave situación económica que padecen miles de sevillanos, cuyo único recurso para sobrevivir es la bolsa de caridad de la hermandad. Ésta, actualmente y como ocurre en la mayoría de las hermandades sevillanas, no da abasto para atender todas las peticiones que tiene actualmente sobre la mesa.

Con esta razón de fondo de bastante peso, el comisionado de San Esteban precisó que la nueva figura de los limosneros también tiene como objetivo intentar transmitir a todos los cofrades que la Semana Santa "es únicamente cornetas, tambores y pasos" sino que se intenta dotarla de un sentido más cristiano y solidario dado que una hermandad "se debe construir durante todos los días del año". Los limosneros de San Esteban, que no llevarán ningún ropaje especial sino que irán ataviados con la tradicional túnica de color crema y capa azul de la hermandad, llevarán una bolsa petitoria que irán acercando al público durante toda la estación de penitencia del Martes Santo para que los cofrades depositen su donativo.

Mayoritariamente, el cortejo de los limosneros estará formado por veteranos costaleros de la cofradía que ya no procesionan bajo las trabajaderas, y que bajo la advocación de la dolorosa titular de la hermandad, la Virgen de los Desamparados, realizarán su estación de penitencia solicitando la ayuda de los sevillanos para ayudar a quienes ahora mismo más lo necesitan. Los ocho limosneros que llevarán las diferentes bolsas petitorias, las irán depositando en el paso de palio a medida que se vayan llenando, "espero que lo antes posible porque sería una muy buena señal", apuntó Creagh. Todo el dinero que se logre recaudar irá íntegramente destinado a la labor social y a la bolsa de caridad de la hermandad de San Esteban.

Como detalle con el colectivo de costaleros, Jesús Creagh también explicó que a los pies de la Virgen de los Desamparados irán grabados en una placa los nombres de todos los capataces, costaleros, contraguías, aguadores y demás hermanos de San Esteban vinculados directamente con las cuadrillas y que ya han fallecido, para que sigan haciendo su estación de penitencia bajo el manto protector de la Virgen de los Desamparados.


  • 1