Local

Lina Gavira: 'Este tiempo de miedo y ansiedad es propicio a todo tipo de populismo'

Esta profesora de Comunicación tiene claro que el movimiento 15-M ha venido para quedarse porque el malestar de la ciudadanía es grande.

el 28 may 2011 / 18:23 h.

TAGS:

Lina Gavira posa en las instalaciones del IAPH en el monasterio de la Cartuja, donde dirige el máster de Gestión Cultural.
"Este movimiento tiene interiorizado el discurso de la paz y de no ser provocado, aunque intentarán romperlo". Lina Gavira (54 años y natural de Carmona) pronunciaba estas palabras el pasado viernes mientras en Barcelona, en ese mismo instante, las fuerzas de seguridad desalojaban por la fuerza a los acampados del 15-M. Esta doctora en Sociología y profesora de la Facultad de Comunicación sostiene que este movimiento no ha hecho más que empezar.


-¿Se ha hecho esperar mucho un movimiento como el del 15-M?
-Hace cuatro años, en el Congreso Nacional de Sociología, planteé en una ponencia cómo estaba cambiando la estructura de la sociedad con la digitalización, y las implicaciones políticas que podrían derivarse de ese cambio. Y se está cumpliendo. Estamos en un momento de transición importante del modelo de sociedad industrial y de consumo, al modelo de capitalismo neoliberal salvaje con un soporte nuevo, que son las tecnologías de la información.

-¿El 15-M es pues el colofón a todos esos cambios que se estaban gestando?
-Mi maestro Alfonso Ortiz decía que si el paso de la sociedad industrial a la de consumo nos ha costado en Europa dos guerras, esta transición, que no tiene precedentes, es un cambio absoluto de civilización que sería impensable sin contemplar la conflictividad entre grupos con visiones diferentes. Cómo se ha gestionado todo esto ha implicado un cambio importantísimo en la estructura mundial: la globalización ha polarizado el mundo y ahora los pobres son más pobres y los ricos, más ricos. La indignación del 15-M ha tardado en explotar, pero ha venido para quedarse.

-¿Puede decirse que, en su esencia, el 15-M reivindica el Estado del Bienestar?
-El 15-M aglutina a gente que está indignada por muchas razones. Y toda esa indignación de jóvenes, pensionistas, parados..., está reclamando que haya una democracia real que, además, se concreta. Y esto es un aprendizaje de democracia, es la lección que nos está dando este movimiento. La democracia se hace a través de la participación de los ciudadanos, pero el día a día de la praxis política la ha descapitalizado usando la coartada de los mercados, algo tan lejano que implica no identificar quiénes son realmente los que están gobernando.

-¿Detrás de los partidos no hay entonces ninguna ideología?
-Sí, porque cuando se delega en un discurso abstracto y gaseoso como son los mercados se está haciendo una ideología determinada, una ideología en la que la desgobernanza política cede a la gobernanza de los grupos que monopolizan el poder en el ámbito de lo financiero, que nos controlan desde lo que comemos a lo que debemos sentir. Y esto genera malestar en los ciudadanos.

-¿Y esto tiene solución con movimientos como el 15-M?
-Claro, porque a la gente se le da la posibilidad de ser algo, se le permite actuar. El sistema no es tan gigante. Lo es en la medida en que la gente cree que es inalcanzable y que no se puede actuar contra él.

-¿Va a salir la socialdemocracia de esta crisis?
-Me encantaría tener una varita mágica, pero lo que la historia nos está demostrando desde los años 80 es que la socialdemocracia tuvo un papel central cuando el enemigo estaba muy claro. Cuando éste desapareció, descuidó la regulación de lo público con políticas sociales. Al tener unas prácticas que no se diferencian de los partidos liberales y conservadores en cuanto a lo económico -sí en la defensa de los derechos civiles-, la socialdemocracia queda presa del sistema y de sus propias contradicciones. Detrás de todo esto hay también un discurso de incertidumbre que hace que la gente tenga mucho miedo, lo que genera ansiedad y violencia. Se agarra a cualquier cosa, quiere a alguien que lo salve. Este momento es muy propicio a todo tipo de populismo. Pero si nos damos cuenta de que las cosas se pueden hacer de otro modo, esto puede cambiar.

-¿Su reflexión llevada al extremo permite pensar que existe el riesgo de un nuevo conflicto bélico?
-Sí, lo que ocurre es que los conflictos bélicos no serían como los de antaño. Serían hacia el interior del Estado: los aparatos de represión del Estado funcionarían en contra de los propios ciudadanos. Precisamente, hemos asistido en la Universidad de Sevilla a un episodio sin precedentes. La Policía no entraba en el Rectorado desde la época de Franco. Qué curioso que esto se dé cuando determinados líderes políticos tienen una carga autoritaria tremenda...

-¿Se ha traicionado la socialdemocracia a sí misma?
-Yo creo que sí, totalmente, porque no se puede tener una vela a Dios y otra, al diablo. No se puede tener una política social para los derechos civiles y no hacer uso de ella en el plano económico.

-El 15-M fue acogido con entusiasmo pero, tras las elecciones, se pide su disolución y se le deslegitima. ¿A qué hay miedo?
-Una precisión: este movimiento no nace el 15-M, se hace visible entonces y no termina con las elecciones. Al igual que no se visibilizaba antes del 15-M, ahora tampoco interesa que se sepan cuáles son las potencialidades que tiene. Supone una revolución pacífica si de verdad se mantiene. A los aparatos de los partidos no les interesa porque puede haber una presión popular tal que haga que determinadas leyes tengan que cambiar.

-¿Tiene futuro el 15-M? ¿Puede ser como el mayo del 68?
-No me atrevería a decir que es paralelo al mayo del 68. Entonces la forma de hacer política era mucho más agresiva. Este movimiento tiene interiorizado el discurso de la paz y de no ser provocados, aunque intentarán romperlo. Ahora bien, en la medida en que la necesidad lo propicie, este movimiento va a seguir.

-¿Mientras haya crisis habrá 15-M?
-Más allá de la crisis y mientras no haya una respuesta al malestar de la gente. Y el malestar no es sólo por el paro, es general.

  • 1