Deportes

Lissavetzky pide diálogo y cordura pero no tocará el partido en abierto

 El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha asegurado que el Gobierno "no va a tocar el partido en abierto" y volvió a llamar al "diálogo" para evitar el paro en la próxima jornada de Liga tras calificar de "irresponsable" la actitud de los clubes que lo respaldan.

el 29 mar 2011 / 17:10 h.

"Esperemos que impere la sensatez y la cordura. El Gobierno ha dicho y lo mantiene que hay aspectos que no se van a modificar y que además no se pueden modificar de la noche a la mañana. Las puertas del Consejo Superior de Deportes y el Gobierno están abiertas para hablar, pero diciendo bien claro que nosotros no vamos, entre comillas, a tocar el partido en abierto", dijo


El secretario de Estado respondió así a la principal reivindicación de la Liga para llevar a cabo el paro en la siguiente jornada de Primera y de Segunda división, lo que retrasaría tres semanas el final del campeonato, y criticó la actitud de la mayoría de los clubes que lo secundan.

"Sobre la división que hay ahora mismo en la Liga no se puede pedir lo que no se puede cumplir. El Parlamento ha votado hace un año y me parece irresponsable que unos empresarios, o una parte de los conforman la Liga, la patronal, digan: o me arregla esto usted en un mes, o dos o tres semanas, o hay parón liguero", añadió.

Tras visitar la Junta Municipal del Distrito de Hortaleza, Lissavetzky defendió el mantenimiento del partido en abierto, "algo que sigue muchísima gente con dificultades para tener televisiones de pago, que es una costumbre que lleva mucho tiempo y que no se ha tocado hace un año cuando se aprobó la ley de comunicación audiovisual".

Lissavetzky cuestionó a los clubes por "amenazar con un cierre empresarial cuando hay unas deudas tan importantes con Hacienda y la Seguridad Social, cuando hay deudas con futbolistas y cuando se puede perjudicar a los futbolistas y al fútbol español porque se retrasaría el final de la liga con tres semanas de incertidumbre".

"Además se contradice con lo que el propio presidente de la Liga dijo en diciembre en la Audiencia cuando los futbolistas querían retrasar un día la celebración de una jornada diciendo que serían consecuencias terribles un parón o el atraso de una jornada", agregó en alusión al deseo de AFE de no jugar el 2 de enero.

Pese a su disconformidad, dijo "respetar" las posiciones de la Liga, con la que ha tenido "una relación muy estrecha", y recordó "aspectos" que ha arreglado en su mandato como el respeto a los contratos televisivos firmados pese al informe del Tribunal de Defensa de la Competencia cuando se tramitó la ley audiovisual, el retorno al fútbol de las apuestas on-line en la futura ley del juego y "el aumento de la cantidad para los clubes por la redistribución del decreto de quinielas".

  • 1