Lista de espera en Tomares para plantar un árbol por cada recién nacido

Desde 2009 son ya 250 bebés los que han dado nombre a un nuevo árbol.

el 02 mar 2011 / 18:53 h.

Claudia Cuadro recibió esta semana su árbol, bajo el que posa, con su placa.
Tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol. Dicen que éstas son las tres cosas fundamentales que hay que hacer en la vida para que nuestro paso por el mundo haya sido provechoso. Los bebés de Tomares ya no tienen que plantar un árbol para dejar huella de su paso por el mundo, pues desde su nacimiento cuentan con el suyo propio con su nombre, que crecerá a la par que ellos y al que podrán cuidar y visitar durante toda su vida. Con la llegada del nuevo año vuelven a plantarse árboles en nombre de cada uno de los recién nacidos del pueblo y éste es el tercero en el que se hace, e incluso ya hay lista de espera.


Se trata de la campaña con el lema Un niño, un árbol, que tras el éxito de los años 2009 y 2010, el Ayuntamiento de Tomares retoma a través de su concejalía de Medio Ambiente, aprovechando la llegada de la primavera, para educar a los niños desde la cuna en el amor hacia la naturaleza y especialmente en el respeto por los árboles.

En el recién inaugurado parque del Camino de Villamanrique, 25 bebés que vieron la luz el año pasado y que fueron censados en Tomares, acompañados de sus familias, recibieron su árbol, a cuyos pies se colocó una placa con su nombre y fecha de nacimiento. Fue un emotivo acto que cuando sean mayores y vean las fotografías, agradecerán a sus padres y a su pueblo porque para siempre podrán tenerlo en la memoria.

Junto a los 25 árboles que se entregaron en esta primera remesa esta semana, 54 niños más los recibirán también la semana que viene (27, el martes, y otros tantos, el jueves, en sendas convocatorias previstas a las 18.00 horas y en el mismo parque). En total, son ya 250 bebés de Tomares los que tienen su árbol, desde que se puso en marcha por primera vez esta propuesta con una plantación el 5 de junio de 2009, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente para celebrarlo de una manera más original.

"Que los padres estén contentos es nuestra mayor satisfacción", expresó la concejal de Medio Ambiente, Mercedes Fuentes. "No podíamos imaginar que la idea iba a gustar tanto a los padres", agregó la munícipe. Tal es así que, a pesar de que en estos dos años de experiencia 250 niños disfrutan ya de su árbol, siguen "teniendo una lista de espera de unos 40 menores más, a la que esperamos darle respuesta para la primavera", según prometió la edil, para lo que se están buscando nuevas ubicaciones en el municipio.

  • 1