Cultura

Literatura de luces llameantes

La periodista Leticia Sánchez presenta la novela ‘Los libros luciérnaga’.

el 10 abr 2010 / 19:03 h.

La autora, Leticia Sánchez, ha obtenido un premio internacional con su primera novela.

Aquella metáfora que identifica el saber con la luz y la ignorancia con la oscuridad es tan antigua como la Ilustración, momento histórico en el que a cualquier Montesquieu, Diderot o Rousseau le habría espantado tanto que ardiera una biblioteca como a cualquier pensador del presente, a pesar de que ahora digitalizan el catálogo.

Por este motivo, el gran asombro que provoca la descripción de la imagen de una biblioteca siendo pasto de las llamas ha sido la instantánea elegida para dar comienzo a Los libros luciérnaga (Algaida), la primera novela de la periodista y crítica literaria ovetense Leticia Sánchez. De hecho, ella misma asegura que "me impacta mucho esa imagen, porque ¡cuántas cosas se destruyen!".

Para evitar que el conocimiento se hunda en las tinieblas de la ignorancia, poco ilustrada, los libros luciérnaga de Leticia Sánchez se convierten en el hilo conductor de tres historias que van a terminar en un mismo punto, la creación de una trama común a partir de la cual alcanzar un "trepidante" desenlace.

"Es bastante difícil explicar de qué trata el libro, porque yo creo que descubrirlo al leerlo es, precisamente, uno de sus alicientes", señala la autora que, a pesar de ello, sí explica las pautas con las que lo ha construido: "Son tres partes muy diferenciadas que siguen el esquema típico. La introducción, ambientada en los años 40 y en la que aparece la biblioteca ardiendo, es un solo capítulo; en el desarrollo es donde está casi todo el peso de la novela, pues es el más extenso, tiene 84 capítulos; el desenlace son tan sólo unas 15 páginas". Así, está claro que el peso narrativo recae sobre las aventuras y desventuras de sus protagonistas en la segunda parte del libro.

Con esta estructura y lo que contiene, la primera obra de Sánchez ha ganado el Premio Internacional de Novela Emilio Alarcos Llorach, que otorga la Diputación de Oviedo. Sobre ello, la escritora se muestra aún sorprendida: "Fui un poco profeta en mi tierra, el premio era internacional y, que yo sea de allí, es pura casualidad". De ahí que Sánchez se sintiera "como si me hubieran dado un Oscar en la alfombra roja" y se asombrara "muchísimo, porque además, sigue siendo un sueño" para ella.

Ya metida en su faceta como crítica literaria, Sánchez afirma que la escritura en España se encuentra "en un momento muy álgido" y se siente optimista en cuanto al uso de las nuevas tecnologías: "La informática hace que el escritor y el lector estén cada día más cerca". Ella, fiel a sus ideas, comparte ideas con sus lectores en su blog (http://loslibrosluciernaga.blogspot.com) y en su perfil de Facebook.

  • 1